El mundo del arte busca señales de crisis en remates europeos

lunes 2 de febrero de 2009 14:07 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - Las casas de subastas europeas entrarán este mes en un terreno desconocido mientras buscan evaluar la manera en que la crisis económica está afectando el apetito de sus clientes adinerados por las obras de arte multimillonarias.

El creciente mercado de los trabajos de alta calidad descendió rápidamente a fines de 2008, particularmente en el negocio del arte contemporáneo que había disfrutado de un tiempo de espectaculares ganancias.

Sin embargo, la crisis bancaria y los bajos precios del petróleo, las acciones y las propiedades aún no han sido tan negativos como lo habían estimado los expertos.

Las subastas de esta semana y la próxima en Christie's y Sotheby's en Londres, y a fines de febrero en París, confirmarían si el oscuro clima económico se verá reflejado en los precios a la hora de las ofertas.

"Es una cuestión de si se siente que el mercado refleja a la economía en general y si hasta qué punto la crisis bancaria influye en los valores de las obras de arte", dijo Jussi Pylkkanen, presidente de Christie's en Europa.

"Después de las ventas en Londres y París, el mercado tendrá una idea más clara", dijo Pylkkanen a Reuters en una sala de la casa de remates en Londres y rodeado de trabajos hechos por Monet, Modigliani, y Toulouse-Lautrec.

Sotheby's iniciará el martes las ventas europeas con una subasta de arte impresionista y moderno, en que espera obtener hasta 17,5 millones de dólares por una escultura de una joven bailarina de ballet creada por Degas.

Christie's realizará la siguiente noche una venta similar en que se destaca la obra de Monet "Dans la Prairie", que se estima podría recaudar 21 millones de dólares.   Continuación...

 
<p>Una mujer mira obras de arte en la casa de subastas Christie's en Londres, 29 ene 2009. Las casas de subastas europeas entrar&aacute;n este mes en un terreno desconocido mientras buscan evaluar la manera en que la crisis econ&oacute;mica est&aacute; afectando el apetito de sus clientes adinerados por las obras de arte multimillonarias. REUTERS/Luke MacGregor</p>