10 de febrero de 2009 / 13:17 / hace 9 años

Flores colombianas enfrentan camino espinoso por crisis

<p>Foto de archivo de ramos de rosas en Chia, Colombia, 8 feb 2007. "No hay rosa sin espinas". El proverbio cae como anillo al dedo para floricultores de Colombia, que esperan que los consumidores pongan el sentimiento por encima de la raz&oacute;n, en medio de la recesi&oacute;n econ&oacute;mica de su principal comprador, Estados Unidos. Y es que pareciera no haber felicidad completa para las 200.000 personas que dependen de la floricultura en el pa&iacute;s andino, el segundo mayor exportador mundial de flores del mundo despu&eacute;s de Holanda. REUTERS/Jose Miguel Gomez</p>

Por Nelson Bocanegra

FACATATIVA, Colombia (Reuters) - “No hay rosa sin espinas”.

El proverbio cae como anillo al dedo para floricultores de Colombia, que esperan que los consumidores pongan el sentimiento por encima de la razón, en medio de la recesión económica de su principal comprador, Estados Unidos.

Y es que pareciera no haber felicidad completa para las 200.000 personas que dependen de la floricultura en el país andino, el segundo mayor exportador mundial de flores del mundo después de Holanda.

Trabajan a toda marcha para inundar con millones de tallos a Estados Unidos para la celebración del Día de los Enamorados, el 14 de febrero, pero no están seguros de tener éxito.

Justo cuando empresarios se frotaban las manos animados por la depreciación del peso de un 27 por ciento en el último año -que significaría mayores ingresos- y por mejores condiciones climáticas, el temor ahora es el declive económico mundial.

La preocupación no es poca si se tiene en cuenta que tres cuartas partes de las flores importadas por Estados Unidos son colombianas, por lo que esta nación despacha entre 25 y 30 vuelos diarios con los tallos para abastecer a los románticos en la temporada.

“La gran preocupación en este momento es la recesión principalmente en Estados Unidos, cómo afecta, si la gente va a salir o no a comprar la flor”, expresó a Reuters Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores, Asocolflores.

SABADO NO AYUDA

El directivo explicó que la importancia de esta fiesta radica en que es una de las que proporciona el flujo de caja necesario para sobrevivir en las épocas donde no hay ventas.

Sólo el Día de San Valentín representa entre el 15 y el 18 por ciento de las ventas anuales de flores colombianas, que en el 2008 totalizaron 1.120 millones de dólares.

“Creemos que hay un deterioro de la demanda producto de la crisis en Estados Unidos y para eso ha tocado solventar el tema de promoción y mercadeo adicional”, aseguró Richard Deckers, gerente de Elite Flower, una finca de 180 hectáreas cultivada con cientos de variedades de flores.

A la crisis económica se sumaría el hecho de que la festividad este año será un sábado, lo que significa que caen los pedidos en las floristerías para llevar a oficinas, por lo que las ventas se concentrarían en supermercados y tiendas, donde los arreglos florales son más baratos.

“En un sábado (de San Valentín) es habitual ver una disminución de las ventas de entre 7 y 10 por ciento; por la crisis algunos están viendo una caída de 20 por ciento y escuché aún hasta de 35 por ciento”, dijo Randy Schenauer, representante de Elite en Estados Unidos ante clientes mayoristas.

Las flores colombianas se venden en supermercados de Estados Unidos como Wal-Mart y Costco, así como en Tesco y Marks and Spencer en Inglaterra.

Los temores por la crisis económica no sólo se perciben entre empresarios, sino también entre empleados de las fincas, que han visto despedir 18.000 de sus compañeros en los últimos tres años y medio.

“Lógico, a uno le preocupa porque igualmente uno piensa que la empresa se puede afectar, uno piensa que puede ocurrir cualquier cosa. Eso es como cuando uno no tiene mercado (comida) en la casa y, si uno no tiene con qué comprar, qué hace”, dijo Blanca Vargas, quien comenzó hace 14 años en un cultivo cortando espinas y tallos y ahora prepara y empaca buqués.

OPTIMISMO ECUATORIANO

Pero el escenario parece no ser tan nublado para Ecuador, otro importante jugador en el mercado internacional de flores, que espera sólo una caída de un 4 por ciento en sus exportaciones para esta celebración.

“Nuestra caída no ha sido tan abrupta porque estamos más diversificados”, dijo Ignacio Pérez, presidente de la Asociación de Exportadores de Flores de Ecuador, Expoflores.

El directivo explicó que las ventas de flores ecuatorianas a Estados Unidos representan un 53 por ciento, a Europa un 23 por ciento, a Rusia y a otros países de la ex Unión Soviética un 15 por ciento y el restante 9 por ciento a otras naciones.

Como sea, los conocedores del negocio esperan que a pesar de las dificultades económicas prevalezca el regocijo que da la demostración de amor y amistad, más cuando en esta ocasión el amor no se podrá demostrar con cenas, joyas o viajes que signifiquen miles de dólares.

“Realmente creo que los maridos todavía van a comprar algo para sus esposas y, cuidando cada centavo, las flores son una buena manera de lograr impacto sin gastar una fortuna”, concluyó Schenauer en medio de cultivos de gerberas y rosas.

Reporte de Nelson Bocanegra. Con colaboración de Helen Popper en Bogotá y Alonso Soto en Quito. Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below