25 de febrero de 2009 / 10:25 / hace 9 años

Recesión oscurece pronóstico de expansión de cine en 3-D

<p>Demi Lovato, una de las protagonistas de la pel&iacute;cula, posa con un par de anteojos 3D en el preestreno mundial de "Jonas Brothers: The 3D Concert Experience", en Hollywood. Febrero 24, 2009. REUTERS/Mario Anzuoni</p>

Por Alex Dobuzinskis

LOS ANGELES (Reuters) - Hollywood está volcándose hacia los filmes en 3-D más que en cualquier momento desde la década de 1950 para reforzar la venta de entradas, pero la recesión ha creado un cuello de botella en la distribución que ensombrece su perspectiva en las boleterías.

Este viernes, Walt Disney Co estrenará “Jonas Brothers: The 3D Concert Experience” en salas equipadas para 3-D. Pero eso significa que “Coraline”, que ha sido un éxito en 3-D, deberá reducir su presencia a unas 300 salas, probablemente antes de que todo sus potencial público pueda verlo.

“Es una declaración respecto a como la industria está tan a la caza de una oportunidad de ganar dinero, en un momento en que se nos dice constantemente que la economía está mal. Es ridículo”, expresó Jack Foley, presidente de distribución de Focus, una división del brazo de medios de NBC Universal.

La expansión del costoso equipo digital necesario para exhibir filmes en 3-D comenzó a principios de esta década y cobró fuerza luego de que la versión en 3-D del filme del 2005 “Chicken Little” se convirtió en un éxito para Disney.

Hollywood ve las películas en 3-D como una manera de atraer a las audiencias, más allá de sus productos de entretenimiento para el hogar, y los estudios más importantes estrenaran más de una decena de filmes en 3-D antes de que termine el año, casi el doble de las estrenadas en el 2007 y el 2008 en conjunto.

Ningún estudio de cine ha recurrido al 3-D de manera tan agresiva como DreamWorks Animation SKG, cuyo presidente ejecutivo Jeffrey Katzenberg se comprometió a estrenar todas las películas de la compañía en 3-D.

Pero incluso Katzenberg ha reconocido el efecto debilitador de la recesión en su campaña a favor del 3-D.

“Está el mundo práctico, que no se puede ignorar, donde hemos tenido un colapso completo de nuestros mercados financieros, lo que ha vuelto mucho más complejo el financiamiento y lo ha desacelerado”, dijo Katzenberg.

DreamWorks espera que su filme animado “Monsters vs. Aliens” pueda ser exhibido en 2.200 salas de 3-D en Estados Unidos y Canadá cuando sea estrenado el 27 de marzo, pero por el momento eso se ve improbable.

La Asociación Nacional de Dueños de Salas dice que sólo existen 1.700 salas para 3-D, lo que representa un aumento desde las menos de 1.000 que existían hace seis meses, dijo Patrick Corcoran, director de medios e investigación del grupo.

Convertir la vasta mayoría de las 38.900 salas en Estados Unidos costaría 2.000 millones de dólares, explicó Corcoran.

“Es un gran capital de inversión y los inversores de este tipo de capital no están por el momento, así que tendrá que ocurrir sala por sala, de manera gradual”, indicó Corcoran.

La recesión, sin embargo, no ha reducido el interés de los consumidores en las películas en 3-D, cuyas entradas pueden costar de 2 a 5 dólares más de lo normal.

Entre los estrenos más importantes de filmes en 3-D para el 2009 se incluyen “Up” de Disney-Pixar (el 29 de mayo), “Ice Age: Dawn of the Dinosaurs” de 20th Century Fox (el 1 de julio), y “Avatar”, dirigida por James Cameron, también de Fox (el 18 de diciembre).

Reporte de Alex Dobuzinskis; editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below