Película "Watchmen", un tesoro oculto para filósofos

jueves 5 de marzo de 2009 09:16 GYT
 

Por Jill Serjeant

LOS ANGELES (Reuters) - Los superhéroes no son solamente personajes divertidos para las historietas de cómic y películas de acción.

Sus poderes, y la manera en que deciden emplearlos, son tesoros filosóficos ocultos, y pocos de ellos son tan intensos y complicados como los protagonistas de "Watchmen", producción que será lanzada esta semana en cines de todo el mundo.

"'Watchmen' es un exceso de riquezas para el filósofo obsesionado con los cómic", dijo Mark D. White, editor del libro "Watchmen and Philosophy: A Rorschach Test".

Una película que atravesó un largo proceso de producción, "Watchmen" es la adaptación cinematográfica de la aclamada serie de cómic de 12 números creada por los británicos Alan Moore y Dave Gibbons, y que fue publicada entre 1986 y 1987.

Al igual que los libros, la película está ambientada en un 1985 alternativo en que Estados Unidos y la Unión Soviética están al borde de una guerra nuclear. La cinta presenta vigilantes disfrazados que se han vuelto tan impopulares que son declarados ilegales.

Pero "Watchmen" está lejos de ser un entretenimiento ligero. Sus retorcidos arquetipos de superhéroes, como el torturado hacedor de buenas obras Rorschach y el inteligente empresario Ozymandias, dejan de lado los actos que desafían la muerte para reflexionar sobre temas como el libre albedrío, las figuras salvadoras y la política del temor.

"En 'Watchmen', la filosofía es tan explícita que no es necesario buscar tanto para encontrarla", dijo White, profesor del Departamento de ciencias políticas, economía y filosofía de la Universidad de Staten Island.

La serie original obtuvo su nombre de la frase "¿Quién observa a los observadores?" del poeta romano Juvenal y que ha sido materia de un debate filosófico durante siglos.   Continuación...

 
<p>Un logo para promocionar la pel&iacute;cula "The Watchmen" es proyectado sobre una pantalla fina de agua sobre el r&iacute;o T&eacute;mesis en Londres, 4 mar 2009. Los superh&eacute;roes no son solamente personajes divertidos para las historietas de c&oacute;mic y pel&iacute;culas de acci&oacute;n. Sus poderes, y la manera en que deciden emplearlos, son tesoros filos&oacute;ficos ocultos, y pocos de ellos son tan intensos y complicados como los protagonistas de "Watchmen", producci&oacute;n que ser&aacute; lanzada esta semana en cines de todo el mundo. REUTERS/Luke MacGregor</p>