¿Podría Africa producir su propio "Slumdog Millionaire"?

lunes 9 de marzo de 2009 14:12 GYT
 

Por Katrina Manson

UGADUGU (Reuters) - El equivalente africano del Oscar, el Semental Dorado de Yennenga, fue entregado a una película sobre el sangriento pasado de Etiopía.

Sin embargo, el reconocimiento de Hollywood continúa fuera del alcance para gran parte de los cineastas africanos, quienes exhibieron la semana pasada sus producciones en el festival de cine regional FESPACO en Burkina Faso.

Directores y productores africanos compiten contra la falta de financiamiento, las pocas instalaciones para trabajos de edición y los obstáculos que complican la distribución de su material, mientras disminuye el número de salas de cine en todo el continente.

El ganador de la edición número 40 de FESPACO, "Teza", demoró 14 años en terminar su largometraje, aún con la ayuda de la productora estadounidense del director Haile Gerima, además de aportes de una firma alemana y donantes franceses.

Cinéfilos africanos han destacado el potencial de películas basadas en el mundo en desarrollo después del éxito de "Slumdog Millionaire", un alentador filme sobre residentes de barrios pobres de la India dirigido por el británico Danny Boyle.

La película arrasó en la premiación de los Oscar en febrero, obteniendo seis estatuillas, entre ellas la de Mejor Película, y acumulando más de 200 millones de dólares en ventas de taquilla a nivel internacional.

"Muchas personas se han preguntado por qué 'Slumdog Millionaire' recibió un Oscar, pero no 'Teza'", dijo a Reuters una productora del filme y hermana del director, Selome Gerima, después del triunfo de la película.

"Este filme ha obtenido muchos premios y definitivamente es suficientemente bueno", añadió.   Continuación...

 
<p>Selome Gerima, productora de la cinta "Teza" sostiene su Semental Dorado de Yennenga, durante el festival FESPACO realizado en Ouagadougou, Burkina Faso, 7 mar 2009. El equivalente africano del Oscar, el Semental Dorado de Yennenga, fue entregado a una pel&iacute;cula sobre el sangriento pasado de Etiop&iacute;a. REUTERS/Katrina Manson</p>