Reos canadienses usaron cortaúñas en escape desde cárcel

jueves 12 de marzo de 2009 19:40 GYT
 

SASKATOON, Canadá (Reuters) - Seis prisioneros de alto riesgo escaparon el verano boreal pasado desde una prisión canadiense tras pasar cuatro meses recortando su ruta hacia la libertad con cortaúñas y otras herramientas improvisadas, de acuerdo a un informe del Gobierno publicado el jueves.

Los prisioneros, de los cuales cuatro enfrentaban cargos de asesinato, usaron sus herramientas para remover una reja de calefacción y una placa de acero para acceder a un muro de ladrillos exterior.

Mientras otros reclusos jugaban a los naipes en una mesa posicionada cuidadosamente para bloquear la visión de los guardias, otros picaban el muro, para finalmente romperlo con un tubo de acero de la ducha. Luego usaron sábanas trenzadas y ropa de cama para escalar un muro del complejo y huir.

"Manos ociosas son las herramientas del Diablo", señalaba el reporte gubernamental de Saskatchewan, refiriéndose al hecho de que los prisioneros en el centro correccional Regina tenían poco que hacer dentro del recinto, construido en 1964 y que alberga reos a la espera de recibir fecha en la corte.

"Ellos tienden a hacer cualquier cosa que les pueda resultar", agregó el informe.

El equipo a cargo del reporte incluyó 23 recomendaciones, todas aceptadas por el Gobierno de Saskatchewan el jueves.

El Gobierno invertirá 87 millones de dólares canadienses (68 millones de dólares) para construir un nuevo centro en Saskatoon para prisioneros en espera de fecha en la corte y 9,4 millones de dólares canadienses para reafirmar los equipos de seguridad en las cárceles.

El documento señalaba que al menos 87 trabajadores de la prisión habían supervisado la unidad de los seis prisioneros sin detectar preparaciones para un escape. Algunos guardias sospechaban que se estaba planeando algo, pero no entrevistaron a los prisioneros.

"Fue chocante", dijo el ministro de Correccionales de Saskatchewan, Darryl Hickie, un ex oficial de policía y trabajador de prisiones.

(Reporte de Rod Nickel; Editado en español por Ricardo Figueroa)