Granjeros afganos cambian las drogas por la acuicultura

sábado 14 de marzo de 2009 19:23 GYT
 

Por Hamid Shalizi

SARACHA, Afganistán (Reuters) - Haji Anzurullah cultivaba opio en la provincia de Nangarhar al este de Afganistán, pero bajo la presión de las autoridades abandonó la producción ilegal y encontró una alternativa rentable: la cría de peces.

"Compro miles de peces muy pequeños en Pakistán y los crío aquí. Una vez que están lo suficientemente grandes, se los vendo a los pescadores", dijo Anzurullah, quien fue capacitado en el negocio acuícola por una organización internacional que ayuda a los residentes a hallar fuentes de ingreso alternativas, en lugar de cultivar amapolas.

Pese a una caída del 19 por ciento el año pasado, Afganistán todavía produce más del 90 por ciento del opio del mundo, el ingrediente en crudo de la heroína.

Se cree que el comercio de estupefacientes de Afganistán inyecta en la economía afgana unos 3.000 millones de dólares al año y que las ganancias ayudan a financiar a los insurgentes talibanes.

El año pasado, Nangarhar pasó de ser la segunda mayor provincia del país en quedar casi libre de producción de amapola.

Esto se debe en parte al poderoso gobernador de Nangarhar, Gul Agha Sherzai, quien ha insinuado que se postulará para las elecciones presidenciales del 20 de agosto.

Sherzai ofrece incentivos financieros a los granjeros de su provincia y asistencia para elegir formas de sustento alternativas y legales, como el cultivo de trigo o la acuicultura.

Si los granjeros se resisten, sus cultivos de amapola son destruidos.   Continuación...