Exposición retratará en Madrid la lucha contra el sida

viernes 27 de marzo de 2009 14:53 GYT
 

MADRID (Reuters) - Kassi Keita vive en Mali, tiene tres años y recibe tratamiento antirretroviral contra el sida, al igual que su madre, Mariam Dembelé, de 31 años.

Ambos han mejorado sustancialmente y forman parte de las 34 personas que narran su calvario en la lucha contra la enfermedad, a través de las obras de ocho fotógrafos de Magnum que actualmente se exhiben en Madrid .

La exposición "Vuelta a la vida," creada por el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria y la legendaria agencia Magnum, muestra el día a día y la evolución de enfermos en países que hasta hace pocos años no tenían acceso a los tratamientos para su enfermedad y pretende ir más allá de las estadísticas.

"Queremos ir más allá de las cifras, que son frías e informales. Aquí se pone carne y hueso a esas cifras", declaró el responsable de Comunicación del Fondo Mundial, Andrew Hurst, durante la presentación el viernes de la muestra, que podrá visitarse en el edificio del antiguo Matadero de la capital.

Para ello, cada uno de los fotógrafos realizó dos viajes con cuatro meses de diferencia a nueve países para reflejar el cambio de los enfermos antes y después de iniciarse el tratamiento antirretroviral.

"Los auténticos héroes de este proyecto son las personas mismas a las que han fotografiado, las personas que nos permitieron entrar en sus hogares", declaró Mark Lubell, director de la oficina de Magnum Photos en Nueva York.

Jonas Bendiksen en Haití, Jim Goldberg en India, Alex Majoli en Rusia, Steve McCurry en Vietnam, Paolo Pellegrin en Mali, Gilles Peress en Ruanda, Eli Reed en Perú y Larry Towell en Suazilandia y Sudáfrica, son los encargados de poner imágenes a las historias de un puñado de los 4 millones de personas que en la actualidad se encuentran vivas gracias al tratamiento antirretroviral, según datos del Fondo Mundial.

Los fotógrafos de la prestigiosa agencia, fundada entre otros por Robert Cappa y Henri Cartier-Bresson a finales de la Segunda Guerra Mundial, se adentran también en familias, entornos y trabajos de los enfermos para crear esta muestra.

Sin embargo, no todas son historias de éxito. El fotógrafo estadounidense McCurry fue testigo del caso del vietnamita Nguyen Van Luoc, de 42 años, un granjero y herrero que falleció tras contagiarse de la enfermedad al compartir con su hermano una jeringuilla infectada.   Continuación...