2 de abril de 2009 / 23:47 / hace 8 años

La recesión da una gran oportunidad a un artista neoyorquino

<p>Una obra del pintor estadounidense Peter Zonis exhibida en Nueva York, 30 mar 2009. Durante gran parte de la &uacute;ltima d&eacute;cada, el artista callejero neoyorquino Peter Zonis ha vendido sus pasteles al &oacute;leo a los ricos y famosos desde una calle a las afueras de Barneys, una tienda de departamentos ubicada en la famosa avenida Madison. Pero su salto a la fama puede que llegue con la crisis financiera.Shannon Stapleton</p>

Por Vivianne Rodrigues

NUEVA YORK (Reuters) - Durante gran parte de la última década, el artista callejero neoyorquino Peter Zonis ha vendido sus pasteles al óleo a los ricos y famosos desde una calle a las afueras de Barneys, una tienda de departamentos ubicada en la famosa avenida Madison.

Pero su salto a la fama puede que llegue con la crisis financiera.

Una serie de sus pinturas en gran escala, con temáticas sobre la recesión llamadas "Metropolis Now", han sido puestas en exhibición en el salón principal del edificio de la Organización Durst en el centro de Manhattan.

"(Al) ser un artista callejero y pasar por tiempos difíciles en el pasado, puedo ver a la gente poniéndose nerviosa con la economía y dejar de gastar dinero", dijo Zonis, de 50 años.

"Pero en ese momento, la mejor cosa para hacer más que enfocarse en lo negativo de la situación será transformar lo que está pasando en arte", destacó el pintor.

Sus cuadros volubles y brillantemente coloreados ya habían generado cierto interés, particularmente entre los magnates de los bienes raíces de Nueva York, cuando un curador de la Organización Durst le ofreció hacer la muestra.

Los cuadros de Zonis se venden por precios entre los 500 a 10.000 dólares y entre sus más reconocidos compradores se cuenta el famoso ex beisbolista Reggie Jackson.

Pero el artista, quien creció cerca de Boston y se trasladó en la década de 1980 hacia Nueva York tras graduarse de la escuela de diseño, todavía debe ganarse la aceptación de los curadores en sitios como el Museo de Arte Moderno.

"Desafortunadamente para algunos, el ser un artista callejero puede traerles cierto estigma (...) como si no fueses serio", explicó Zonis. "Es algo que estoy intentando cambiar", añadió.

Los cuadros en la exhibición en Durst son piezas grandes, sin marcos, del porte de un mural y muestran billetes de dólar, monedas y oro cayendo del cielo sobre los neoyorquinos en Times Square, en el hotel Plaza Hotel y otros sitios famosos de la ciudad.

Una escultura de bronce de un toro embistiendo -símbolo de la prosperidad de los mercados a unas calles de Wall Street- aparece también en un cuadro. Sin embargo, en su obra Zonis lo colocó frente a Bolsa de Nueva York.

"Comencé a vender cerca del toro de bronce hace muchos años, y tuve mucha suerte allí", explicó Zonis. "Al colocar el toro donde se le necesita más en este momento, estoy tratando de devolverle la suerte a Nueva York", sentenció el pintor.

Editado en español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below