26 de abril de 2009 / 19:01 / hace 8 años

Caída en turismo preocupa Grecia previo a verano boreal

Por Valentina Za y Renee Maltezou

ATENAS (Reuters) - Más allá de la majestuosa Acrópolis de Atenas, los dueños de tabernas persiguen a los potenciales clientes que pasean por las callejuelas adoquinadas de Plaka junto a vacíos negocios de artesanías. La temporada no ha comenzado, pero la industria del turismo está preocupada.

Las reservas hoteleras -principalmente de Gran Bretaña, Alemania y últimamente de Europa del este - ya están entre 15 y 20 por debajo que el año anterior, según la Federación Pan-Helénica de Empresas de Turismo (POET, por su sigla en inglés).

Si los europeos golpeados por la recesión siguen permaneciendo lejos de las islas soleadas de Grecia, pondría en riesgo una vital fuente de ingresos en un país donde el desempleo, la ira por los escándalos políticos y la debilidad del Gobierno ante la crisis mundial provocan protestas públicas casi a diario.

Grecia depende del turismo para aproximadamente uno de cada cinco puestos de trabajo.

Su Gobierno conservador está aferrándose a una mayoría por una banca y está bajo presión para tomar más pedidas, aunque la calificación del crédito, recientemente recortado por Standard and Poor's, puso a Grecia un escalón por debajo de Estonia.

"Hace 15 años que trabajo aquí y nunca antes he visto nada parecido", dijo Labros Pit, quien se encontraba ocupado atrayendo a los transeúntes a las mesas del popular restaurante Vizantino en Plaka.

Cualquier visitante a Atenas a inicios del 2009 corría el riesgo de que le nieguen la entrada a la Acrópolis, un símbolo antiguo del espíritu y civilización clásicas, cuando los empleados del Ministerio de Cultura bloquearon el lugar para protestar contra despidos y retrasos en los pagos.

Es un marcado contraste para Grecia, que desde que fue descubierta por el jet-set internacional en la década de 1950, ha evolucionado hasta convertirse en un imán europeo para el turismo masivo, atrayendo aproximadamente 15 millones de turistas cada año.

Con ingresos por 15.500 millones de dólares del sector del turismo en el 2007, el país mediterráneo fue el doceavo destino internacional más popular del mundo, inmediatamente después de Turquía y Tailandia, según la Organización Mundial del Turismo.

"La actividad comercial ha bajado, con los disturbios en Atenas y la crisis financiera", dijo Nikos Kalyvas, mientras fuma un cigarrillo en su rústica taberna, enclavada entre las tiendas de especialidades griegas de Plaka y las elegantes casas del siglo XIV pintadas en suaves colores pasteles.

"Ha bajado al menos 30 ó 40 por ciento respecto del año pasado", agregó.

La primera prueba fue la temporada pasa de Semana Santa, cuando los centros turísticos de la costa tradicionalmente reabren sus puertas después del invierno boreal.

CLAVE PARA LA ESTABILIDAD

Los hoteles han recortado sus precios para contrarrestar la caída de turistas, esperando que los consumidores cautos puedan sólo están postergando sus gastos.

"Nuestras esperanzas ahora están depositadas en las reservas de último momento", dijo Nikos Papalexis, director de hoteleros en Achaia en el Peloponeso, una región del sur que todavía se está recuperando de los incendios forestales del 2007.

El turismo y sus servicios relacionados son el principal impulsor de la economía, que mueve unos 44.000 millones de euros al año o el 18 por ciento del producto bruto interno, según el Ministerio de Turismo de Grecia.

La fuerza del euro oscurece aún más el panorama, dificultando la competitividad de Grecia comparado con la vecina Turquía.

Las reservas de Gran Bretaña, el principal mercado impulsor de Grecia, habían bajado 18 por ciento a mediados de marzo, dijo Ascent-MI, reflejando una caída similar en el valor de la libra respecto de la moneda única.

"Estamos viendo una caída del 40 por ciento respecto del año pasado", dijo Apostolos Karvelas, sentado en su tienda entre las pequeñas vasijas con tapa de antigua cerámica griega que pinta en tonos terracota.

"Este será un duro verano. Puede que algunos comercios cierren en otoño, porque los comerciantes no tendrán dinero para pagar el alquiler", agregó.

Los cálculos conservadores ven una caída del 5 por ciento en los arribos de este año, que según el gabinete de expertos ITEP significaría la pérdida de 25.000 empleos y una reducción del aporte del turismo al PIB en casi un punto porcentual.

Otros duplican esas cifras, augurando un mayor desempleo, que la Comisión Europea ve en 9 por ciento para el 2009 respecto de 8 por ciento de fines del 2008.

"El peor escenario posible sería una caída del 10 por ciento en los arribos", dijo Gerasimos Fokas, presidente de la Cámara Griega de Hoteles, hablando de una pérdida potencial de 50.000 puestos de trabajo.

El turismo está siendo minado además por los brotes casi diarios de violencia extremista en la capital desde los disturbios que sacudieron al país en diciembre, después de que el fatal asesinato de un adolescente por parte de la policía avivara el descontento público.

Con un déficit presupuestario cercano al 4 por ciento del PIB y una gran brecha de cuentas corrientes debido a la mala competitividad, el Gobierno tiene poco espacio de movimiento fiscal.

El banco central de Grecia espera que la crisis detenga la expansión económica del país después de años de crecimiento a un 4 por ciento anual.

El Gobierno recientemente prometió fondos para pagar un subsidio a cualquier hotel cuya planilla de empleados a fines de mayo no haya cambiado respecto del 2008.

También implementó algunas reducciones impositivas, aunque estas no fueron suficientes para los hoteleros, quienes se quejaron de que el impuesto de ocupación hotelera de Grecia del 9 por ciento los puso en desventaja respecto de España, donde el índice es del 7 por ciento.

España es el segundo destino turístico más popular del mundo después de Francia, que recibió casi 82 millones de visitantes en el 2007.

Puede que los hoteles retrasen su apertura para ahorrar dinero y contraten a menos personal. En algunos casos los descuentos han alcanzado el 30 por ciento.

"Si reservas ahora particularmente hay algunas ofertas increíbles. Este año el objetivo no es maximizar la rentabilidad sino minimizar cualquier tipo de pérdida", dijo George Drakopoulos de la Asociación de Empresas Turísticas de Grecia.

Es muy probable que los comercios que tomaron préstamos para financiar renovaciones o expansiones pasen apuros y la Asociación Helénica de Agencias Turísticas y de Viaje dijo que los prestamistas habían dado la espalda a las empresas turísticas.

"Los bancos no nos quieren prestar. Las cosas están difíciles en Grecia. Si no puedo llegar a fin de mes este verano terminaré alimentando palomas en la plaza Syntagma", dijo Karvelas.

Escrito por Valentina Za; Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below