Crisis económica pesa en la apertura del Festival de Cine Cannes

martes 12 de mayo de 2009 11:01 GYT
 

Por Michael Davison

CANNES, Francia (Reuters) - El festival de cine de Cannes arranca el miércoles con una comedia de animación en 3D, "Up", pero el habitual buen ánimo y extravagancia que acompañan al famoso certamen cinematográfico podría desvanecerse.

La exclusiva fiesta de Vanity Fair fue cancelada, los yates lujosos atracados en el pintoresco puerto siguen sin alquilarse y los ejecutivos de los estudios se muestran cautos y comedidos en la víspera de la inauguración del mayor festival del cine del mundo.

"Como todos los negocios actualmente, ahora tenemos que ser realmente cuidadosos", dijo Michael Barker, copresidente de Sony Pictures Classics. "Todo el mundo está preocupado", añadió, antes de apuntar que de todas formas habrá acuerdos.

La ceremonia de inauguración, que destaca la creciente importancia del cine en 3D, da luz verde a 12 días de proyecciones, entrevistas, alfombras rojas y celebraciones nocturnas en la localidad de la Costa Azul, que atrae a muchas de las figuras más glamorosas y poderosas del negocio.

Se espera que Brad Pitt llegue a Cannes con el drama de la Segunda Guerra Mundial de Quentin Tarantino, "Inglourious Basterds", una de las 20 películas que compiten en la sección oficial y que optará a la codiciada Palma de Oro al mejor filme cuando el festival se acabe el 24 de mayo.

En la sección oficial también estarán "Los abrazos rotos" de Pedro Almodóvar, "Looking for Eric", de Ken Loach, y la cinta de horror "Antichrist" de Lars von Trier.

Jane Campion, que ganó la Palma de Oro con "The Piano" en 1993, trae "Bright Star" basada en el romance entre el poeta John Keats y Fanny Brawne en el siglo XIX.

ULTIMO PAPEL DE LEDGER   Continuación...

 
<p>Trabajadores preparan una lona con el afiche oficial del Festival de Cine de Cannes n&uacute;mero 62 en Francia, 11 mayo 2009. El festival de cine de Cannes arranca el mi&eacute;rcoles con una comedia de animaci&oacute;n en 3D, "Up", pero el habitual buen &aacute;nimo y extravagancia que acompa&ntilde;an al famoso certamen cinematogr&aacute;fico podr&iacute;a desvanecerse. REUTERS/Eric Gaillard</p>