Director chino Lou Ye desafía en Cannes a un posible boicot

jueves 14 de mayo de 2009 13:49 GYT
 

Por James Mackenzie

CANNES, Francia (Reuters) - El director chino Lou Ye ignoró el miedo a tener problemas con las autoridades cuando vuelva a su país después de estrenar su nueva película "Spring Fever" en el festival de cine de Cannes.

La cinta, un drama que retrata el tema tabú de la homosexualidad, fue filmada en secreto después de una sanción de cinco años a Lou prohibiéndole rodar después de su última cinta, "Summer Palace".

Esa película, mostrada en Cannes en el 2006, examinó el movimiento de protesta que llevó a una represión brutal en la plaza de Tiananmen en 1989 y lanzó a Lou tanto a la fama mundial como al aislamiento total por parte del mundo oficial del cine chino.

Pero al hablar el jueves después de la proyección exclusiva de "Spring Fever" para la prensa, el director le restó importancia tanto a la expectación que ha rodeado al tema de la película como a sus problemas con la poderosa Oficina Cinematográfica de China.

"Espero ser el último director prohibido en China", dijo en respuesta a una de las muchas preguntas sobre la prohibición, la última de una serie de problemas con las autoridades, entre las que figura "Suzhou River", que también fue rodada en secreto.

"Espero que no pase nada cuando vuelva a China. Sólo soy un director haciendo una película", dijo. "'No tengas miedo del cine', eso es lo que me digo a mí mismo", explicó.

HISTORIA DE AMOR

Rodada en tonos grises y oscuros, y utilizando cámaras manuales, "Spring Fever" cuenta la historia de una mujer que contrata a un hombre para espiar a su marido, que tiene una apasionada relación homosexual, y la explosión obsesiva de la aventura que sigue.   Continuación...

 
<p>El director Lou Ye participa en una conferencia de prensa para su filme "Chun feng chen zui de ye wan" ("Spring Fever") en el Festival de Cine de Cannes, 14 mayo 2009. El director chino Lou Ye ignor&oacute; el miedo a tener problemas con las autoridades cuando vuelva a su pa&iacute;s despu&eacute;s de estrenar su nueva pel&iacute;cula "Spring Fever" en el festival de cine de Cannes. REUTERS/Jean-Paul Pelissier</p>