19 de mayo de 2009 / 18:37 / hace 8 años

Tradición realista del cine aún prospera en Cannes

<p>El director iran&iacute;, Bahman Ghobadi, posa durante el Festival de Cine de Cannes, 15 mayo 2009. "No one Knows about Persian Cats" del director iran&iacute; Bahman Ghobadi es uno de los trabajos m&aacute;s comentados de la competencia "Un Certain Regard". Descrito como un "documental de ficci&oacute;n", la pel&iacute;cula examina la escena musical clandestina para ilustrar algunas de las extensas restricciones de la sociedad contempor&aacute;nea iran&iacute;.Jean-Paul Pelissier</p>

Por James Mackenzie

CANNES, Francia (Reuters) - Un hombre joven enseña música a un grupo de niños iraníes, un niño aborigen del centro de Australia inhala pegamento, un grupo de soldados fuma hasta que llega un bus cargado con prisioneros que deben ser ejecutados.

Junto con el glamour de la alfombra roja y la experimentación vanguardista, el cine del realismo social guarda un lugar especial en el Festival de Cine de Cannes desde que el clásico neorrealista de Roberto Rossellini, "Roma, ciudad abierta", fue proyectada en 1946.

Numerosos filmes de este año mantienen la tradición y representan una mirada incansable del mundo contemporáneo.

"No one Knows about Persian Cats" del director iraní Bahman Ghobadi es uno de los trabajos más comentados de la competencia "Un Certain Regard".

Descrito como un "documental de ficción", la película examina la escena musical clandestina para ilustrar algunas de las extensas restricciones de la sociedad contemporánea iraní.

"El movimiento musical es un tema enorme y a la vez, la música es prohibida en Irán; particularmente las mujeres cantantes", dijo Ghobadi a Reuters.

"Me gusta la música, y me gusta la música clandestina. Por eso lo hice. Quise entregar una imagen de lo que sucede en la música", agregó.

Ghobadi podría ser encarcelado por presentar el filme, pero ignoró cualquier temor acerca de la posible reacción de las autoridades de su país.

Aún en los lugares donde el encarcelamiento no es un peligro, las reflexiones sobre los sensibles temas sociales es responsabilidad de un cineasta, señaló el director australiano Warwick Thornton, quien presenta su filme "Samson and Delilah" en Cannes.

"Cuando escribí el guión, no incluí nada que no he visto en mi propia vida, ya sea como testigo o algo que me haya sucedido", dijo.

El filme destaca el desesperante estado de muchas comunidades de aborígenes australianos, donde la adicción al pegamento, el abuso del alcohol y la violencia es común, aunque la obra termina en un tono esperanzador.

Entre los otros filmes que abarcan temas sociales está "The Petition", que examina los abusos de los gobiernos locales en China y que será estrenado durante la semana.

Vladimir Perisic, cuya película "Ordinary People" ofrece la impactante imagen de soldados que rutinariamente ejecutan a prisioneros durante la guerra de la ex Yugoslavia, dijo que el cine es importante para poder evaluar a la realidad contemporánea.

Filmada en secuencias largas y planas, y con poca edición, la película de Perisic busca superar el cliché de las cintas de guerra, pero el director serbio señaló que existen límites en lo que las películas pueden lograr.

"Creo que existe un elemento terapéutico en el arte, pero no creo que el arte puede responder todas las preguntas, especialmente en un trauma extremo que se extendió por 10 años", añadió.

Reporte adicional de Mike Davidson, Dina Selim y Rob Lang. Editado en español por Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below