21 de mayo de 2009 / 17:50 / hace 8 años

Director Haneke examina las raíces del terrorismo en Cannes

3 MIN. DE LECTURA

<p>El director Michael Haneke posa con miembros del elenco de su filme "Da weisse band" en el festival de cine de Cannes, 21 mayo 2009. Los extra&ntilde;os y amenazantes eventos que ocurren en una aldea del norte de Alemania el d&iacute;a antes del inicio de la Primera Guerra Mundial forman la base del nuevo filme del director australiano Michael Haneke, "The White Ribbon", que se exhibe en Cannes.Jean-Paul Pelissier</p>

Por James Mackenzie

CANNES, Francia (Reuters) - Los extraños y amenazantes eventos que ocurren en una aldea del norte de Alemania el día antes del inicio de la Primera Guerra Mundial forman la base del nuevo filme del director australiano Michael Haneke, "The White Ribbon", que se exhibe en Cannes.

La película usa a un grupo de niños que crece en el represivo ambiente de la hipocresía religiosa y el abuso sexual para examinar a la generación que creó a la Alemania nazi.

Pero Haneke, cuyo último filme en Cannes fue el ampliamente elogiado "Cache" (Hidden), dijo que buscó ilustrar un problema más amplio que no sólo afectó a Alemania.

"No quiero que la película sea considerada como un filme sobre el fascismo", señaló en una conferencia de prensa.

"Fue para contar una historia de un grupo de niños que asumen por completo los ideales que les predican sus padres", agregó. "Y cuando tomas a un ideal por sus términos absolutos, lo conviertes en algo inhumano. Es la raíz de cualquier tipo de terrorismo".

"The White Ribbon" fue aplaudido en su estreno para la prensa y es visto como un contendiente para la Palma de Oro, el premio de la principal competencia. Haneke aún no ha logrado ganar el trofeo, pese a sus continuos éxitos críticos.

El filme comienza con un accidente que no es explicado y luego avanza hacia una serie de situaciones misteriosas que parecen estar relacionados de alguna manera con los niños de la aldea, cuyo comportamiento a través de toda la película es una inquietante mezcla de sumisión y secreto.

Un establo es quemado, niños desaparecen y son hallados atados y abusados, y el barón local está envuelto en una disputa con las familias pobres que dependen de él.

Mientras la historia se desarrolla, la crueldad con pretensiones de superioridad moral que un pastor local impone sobre su familia, o la brutalidad de un médico local hacia su amante, se suman a este molesto sentimiento de amenaza y culpa que cubre a la idílica aldea.

Haneke filmó la película en blanco y negro y dijo que se esforzó por seleccionar a los actores cuya apariencia física encajara con las imágenes de las fotografías de aquella época.

"Ha quedado grabado en nuestros cerebros, un mundo en blanco y negro", dijo acerca de la imaginaria contemporánea, agregando que evitar el "naturalismo uno-a-uno" de la fotografía de color le permitió crear un leve sentimiento de distancia.

Al igual que en las otras películas de Haneke, "The White Ribbon" deja muchas situaciones sin explicación y termina en un tono ambiguo que deja al significado final para la interpretación del espectador.

"La tarea del arte es hacer las preguntas, no dar las respuestas", dijo.

Editado en español por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below