22 de mayo de 2009 / 22:37 / hace 8 años

Parodia de TV sacude campaña electoral en Argentina

<p>De izquierda a derecha: Los actores Mart&iacute;n Bossi y Freddy Villarreal en su parodia de la presidenta argentina, Cristina Fern&aacute;ndez de Kirchner, y su marido, N&eacute;stor Kirchner, en el programa "Gran Cu&ntilde;ado", Buenos Aires, 12 mayo 2009. Una parodia pol&iacute;tica que satiriza a la presidenta, su gabinete de ministros y a la oposici&oacute;n es el &uacute;ltimo &eacute;xito de la televisi&oacute;n argentina y podr&iacute;a llegar a tener alguna influencia a medida que se acerca la elecci&oacute;n clave de mitad de per&iacute;odo.Ideas del Sur/Handout</p>

Por Hilary Burke

BUENOS AIRES (Reuters) - Una parodia política que satiriza a la presidenta, su gabinete de ministros y a la oposición es el último éxito de la televisión argentina y podría llegar a tener alguna influencia a medida que se acerca la elección clave de mitad de período.

La estrella de "Gran Cuñado", un sucedáneo falso del programa "Gran Hermano", es la mandataria Cristina Fernández, personificada como una diva que nunca sonríe y vive pendiente de su imagen.

Tras su estreno de este mes, el show se metió de lleno en la campaña y obligó a varios candidatos a contestar preguntas sobre sus caracterizaciones, incluyendo al ex presidente Néstor Kirchner, esposo de Fernández, y candidato a diputado.

Kirchner, usualmente atento a las expresiones populares, optó por decir que no miraba el programa.

La presidenta es representada por un actor que la muestra como severa y arrogante, mientras que Kirchner aparece como un bromista ampuloso y simplón.

El vicepresidente Julio Cobos, quien ha sido virtualmente congelado de toda decisión ejecutiva del Gobierno desde que votó en contra de un proyecto vital para el oficialismo el año pasado, luce como un hombre angustiado, solitario e inepto.

La sátira forma parte de ShowMatch, el programa con mayor rating de la televisión argentina, y podría llegar a jugar un papel en la percepción popular de cara a la votación del 28 de junio.

"La capacidad que tiene un programa de este tipo de afectar sobre las imágenes de la dirigencia política está muy vinculada al tipo de caracterización que se hace", dijo la socióloga Graciela Romer.

"Estos atributos (de los políticos), que no se inventan pero que pueden desbalancearse enormemente, por supuesto que pueden afectar", añadió.

Cobos, que no se postula a ningún cargo en estos comicios, es uno de los políticos con mejor imagen del país y podría ser uno de los más perjudicados por la imitación que lo retrata como débil, dijo la analista.

Esta elección "puede leerse como una gran primaria donde se van a definir los perfiles de los próximos candidatos que pueden competir en el 2011 y, en este marco, efectivamente Cobos es uno de ellos", dijo.

"Gran Cuñado" es un formato que ya dañó la imagen de algunos políticos en el pasado.

El ex presidente Fernando de la Rúa, quien debió renunciar dos años antes del fin de su mandato en el 2001, fue personificado en una versión anterior como una persona dubitativa y perdida, que según algunos analistas terminó de hundir su magra popularidad.

Fabián Perechodnik, un analista político de la consultora Poliarquía, dijo al diario La Nación: "En un sistema normal sería sólo una sátira, pero en el imaginario de los políticos perdura el antecedente nefasto de De la Rúa".

Editada por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below