Panel de TV critica programa canadiense por broma sobre Obama

lunes 25 de mayo de 2009 17:58 GYT
 

Por David Ljunggren

OTTAWA (Reuters) - La cadena estatal de Canadá cometió un error al mostrar una rutina que bromeaba respecto a un posible asesinato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y que sugería que podía ser un ladrón, indicó el lunes un panel de la industria televisiva canadiense.

El programa cómico "Bye Bye" exhibido por la cadena francófona Radio Canada generó más de 200 quejas. En un segmento, dos presentadores discutían la elección de Obama en noviembre del 2008.

Obama, quien asumió el cargo en enero, es el primer presidente negro de Estados Unidos.

"No somos racistas. Será bueno tener un negro en la Casa Blanca. Será práctico. Negro en el blanco, será más fácil dispararle", indicó uno de los conductores del espacio.

El Consejo de Estándares de Difusión Canadiense indicó que "no hay nada rescatable en la supuesta noción graciosa acerca de que un presidente estadounidense debería recibir un disparo, y menos que eso fuera más fácil por el color de la piel del presidente. Fue un comentario molesto, dañino y racialmente ofensivo".

El programa presentó también una entrevista con un actor que simulaba ser Obama. El conductor dijo que "todos los negros son parecidos" y luego advirtió a los espectadores que escondieran sus bolsos.

El consejo indicó que los comentarios y las rutinas rompieron las regulaciones, agregando que ellos fueron "muy lejos en los términos de difusión canadiense".

Los productores negaron que sus presentaciones fueran racistas, señalando que intentaron burlarse de los personajes haciendo comentarios ofensivos.   Continuación...

 
<p>El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una conferencia desde la Casa Blanca en Washington, 25 mayo 2009. La cadena estatal de Canad&aacute; cometi&oacute; un error al mostrar una rutina que bromeaba respecto a un posible asesinato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y que suger&iacute;a que pod&iacute;a ser un ladr&oacute;n, indic&oacute; el lunes un panel de la industria televisiva canadiense. REUTERS/Jonathan Ernst</p>