Sacerdote EEUU involucrado caso sexual renuncia Iglesia Católica

jueves 28 de mayo de 2009 21:11 GYT
 

MIAMI (Reuters) - Un popular sacerdote de la Iglesia Católica Romana de Estados Unidos que fue fotografiado acariciando a una mujer en una playa de Florida anunció el jueves que se unirá a la Iglesia Episcopal para seguir la vida secular en una fe que permite a los clérigos casarse.

"He visto con mis propios ojos cuantos hermanos míos sirven a Dios como hombres casados y con la bendición de tener sus propias familias", dijo el padre Alberto Cutie, cuya salida de su parroquia de Miami Beach desató un debate público sobre la obligación del celibato para los sacerdotes católicos.

El carismático párroco de 40 años es un reconocido líder religioso en Miami, quien entrega consejos sobre relaciones en la televisión, programas radiales de la iglesia y columnas de diarios para los hispano parlantes.

Cutie fue removido de sus labores en la parroquia de San Francisco de Sales en Miami Beach a principios de mes, luego de que la revista TVnotas publicara fotografías suyas en traje de baño acariciando y besando a una mujer en una playa de Florida.

Cutie señaló luego que se había enamorado de la mujer y que había roto su voto de celibato. Se disculpó por su comportamiento, pero dijo a la cadena hispanoparlante Univision: "No deje de ser un hombre debido a que me puse la sotana. Hay pantalones debajo de ella".

La mujer de las fotografías, identificada en reportes de medios como Ruhama Canellis, se mantuvo junto Cutie mientras daba una conferencia de prensa en la Catedral Trinity, donde la pareja se sometió a una ceremonia para unirse a los episcopales.

La Iglesia Episcopal es parte de la comunión Anglicana, que se remonta a la Iglesia de Inglaterra, formada cuando el rey Enrique VIII se separó de la Iglesia Católica Romana para poder divorciarse y volver a contraer nupcias.

La Iglesia Episcopal ordena como sacerdotes a hombres y mujeres, casados o solteros, y ha estado en medio de controversias al interior de sus filas por ordenar a sacerdotes homosexuales.

(Reporte de Jane Sutton y Tom Brown; Editado en español por Ricardo Figueroa)