Susan Boyle busca superar presión para ganar concurso de talento

viernes 29 de mayo de 2009 16:39 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - La sensación de internet Susan Boyle apuesta a confirmar su posición de favorita el sábado en la final de la competencia de "Britain's Got Talent", un programa que la transformó desde una desaliñada voluntaria de iglesia en una celebridad internacional.

Boyle, cuya interpretación en la primera ronda del exitoso concurso de talento ha sido descargada más de 150 millones de veces en internet, es la favorita entre los otros nueve finalistas del programa para llevarse el título.

Los concursos de talento televisivos han producido una cantidad innumerable de estrellas, pero la transformación de Boyle ha sido un caso aparte debido al interés que ha generado en todo el mundo y por su capacidad de superar una imagen que no encaja con la de una celebridad.

En los días siguientes a su entusiasta interpretación de "I Dreamed a Dream" de "Les Miserables" en abril, equipos de televisión acamparon fuera de su residencia rural en Escocia y ella ha aparecido en programas de la televisión estadounidense con los conductores Oprah Winfrey y Larry King.

Boyle, de 48 años, quien vive sola con su gato y bromea que nunca la besaron, es descrita por los medios británicos como "desaliñada" y como un "ángel peludo".

La cantante logró callar las burlas y risas de la audiencia en su primera presentación, y el juez del programa Simon Cowell le pidió disculpas por subestimarla debido a su apariencia.

Sin embargo, Boyle recientemente amenazó con retirarse del programa debido a la presión.

"Ella ha llorado repetidamente", dijo el juez Piers Morgan en una entrevista con el programa estadounidense "Inside Edition".   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de la concursante del programa de talentos "Britain's Got Talent" Susan Boyle a su regreso a su hogar en Blackburn, West Lothian, Escocia, 21 abr 2009. Boyle apuesta a confirmar su posici&oacute;n de favorita el s&aacute;bado en la final de la competencia de "Britain's Got Talent", un programa que la transform&oacute; desde una desali&ntilde;ada voluntaria de iglesia en una celebridad internacional. REUTERS/David Moir</p>