¿Los trabajadores más malhumorados de Gran Bretaña? Los taxistas

lunes 1 de junio de 2009 09:45 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Los taxistas son los trabajadores más malhumorados de Gran Bretaña, de acuerdo a un sondeo publicado el lunes, mientras que las secretarias son las más felices.

La sombría rutina de transportar a extraños todos los días hace que los taxistas se rían menos que cualquier otra profesión, según un sondeo de 4.000 trabajadores.

Los taxistas citaron los embotellamientos, el creciente costo de la gasolina, los pasajeros borrachos y las parejas fogosas como sus razones para no estar contentos.

Los instructores de gimnasia son otro grupo que no se divierte demasiado. Sólo el 0,9 por ciento respondió que se ríe en el gimnasio.

El personal encargado de las contrataciones se podría beneficiar de una buena dosis de humor, ya que según el sondeo sólo el 3,8 por ciento se ríe regularmente en un día de trabajo.

En cambio, el 53,5 por ciento de las secretarias respondió que se reía a diario durante un día laboral, con un cuarto de las encuestadas confesando que la mayor parte de su diversión proviene de ver las estresantes vidas de sus jefes.

Otros trabajadores con altos índices en la escala de risas fueron -quizá sorprendentemente- los contadores, muchos de los cuales dijeron que hacían bromas a sus colegas para aliviar su mal humor, y los docentes.

Los resultados del sondeo, realizado por la cadena de comedia G.O.L.D., también revelaron una correlación entre la diversión en el trabajo y los días pedidos por enfermedad.

Cuanto más nos reímos, parece, menos nos enfermamos.

(Reporte de Stephen Addison; editado en español por Patricia Avila)

 
<p>Los taxistas son los trabajadores m&aacute;s malhumorados de Gran Breta&ntilde;a, de acuerdo a un sondeo publicado el lunes, mientras que las secretarias son las m&aacute;s felices. La sombr&iacute;a rutina de transportar a extra&ntilde;os todos los d&iacute;as hace que los taxistas se r&iacute;an menos que cualquier otra profesi&oacute;n, seg&uacute;n un sondeo de 4.000 trabajadores. REUTERS/Luke MacGregor/Archivo</p>