¿Armas y drogas? Algunos raperos exageran el lado oscuro

sábado 13 de junio de 2009 10:11 GYT
 

Por Christine Kearney

NUEVA YORK (Reuters) - Rick Ross tuvo álbumes de gran éxito en los que rapeaba sobre vender crack, pero los reportes de que una vez trabajó como guardia penitenciario amenazaron con acabar con su carrera.

Para un rapero que cultiva la imagen de chico malo, el uniforme lo pone del lado equivocado de la ley.

Los raperos de Estados Unidos con frecuencia venden canciones sobre drogas y armas basadas en historias de la "vida real". Pero según dicen los expertos, algunas de esas historias están quedando cada vez más al descubierto como cuestiones que apuntan a ayudarlos a construir exitosas carreras.

"Algunas de las historias están fabricadas y algunas son reales, y lo que ellos están haciendo es mezclar ambas", dijo Devyne Stephens, un ejecutivo de la industria musical. "Cuando dices que disparaste y mataste a alguien y lo pones en un CD, nueve de cada 10 veces en realidad no disparaste ni mataste a nadie", sostuvo.

Ross es un rapero barbudo y corpulento de Miami que hace alarde de una vida llena de dinero y regida por las drogas. Su nombre verdadero es William Leonard Roberts II, pero él inspiró su nombre artístico en un traficante de drogas.

El artista quedó públicamente humillado cuando el año pasado aparecieron fotos de él en el sitio Web The Smoking Gun con aspecto arreglado y con un uniforme de oficial penitenciario.

En un principio Ross negó su pasado. Luego lo admitió, pero sostuvo que sus historias de venta de drogas en las calles eran ciertas.

Su tercer disco, editado en abril, fue un éxito de ventas pese a todo.   Continuación...