Festivales de rock luchan contra el desastre financiero

domingo 14 de junio de 2009 09:05 GYT
 

Por Marton Dunai

BUDAPEST (Reuters) - The Prodigy o Fatboy Slim no alcanzan para persuadir a Dorina Keresztes de gastar dinero en un boleto para un festival de rock este verano boreal. Ella dice que encontrará otras formas de divertirse.

"Recostarse en un parque bebiendo vinos con amigos es gratis", dijo esta estudiante de 22 años de Budapest.

Puede que se agoten las localidades para Glastonbury en Gran Bretaña, pero al norte y al este de Europa, desde Roskilde en Dinamarca a B'esfest de Rumania y Sziget de Hungría, las incertidumbres generadas por la recesión hacen que este año la venta de boletos para los festivales de rock sean más difíciles.

Así como algunos auspiciantes dan un paso al costado, la oferta de descuentos parece estar dirigida a la publicidad. Traiga a 45 personas a Sziget -usualmente el tercer mayor evento de Europa después de Roskilde y Glastombury- y todos pueden comprar boletos a mitad de precio, dicen los organizadores.

Otros festivales están posponiendo los aumentos de precio planeados, particularmente en Europa del este, donde la crisis ha recaído sobre países con colchones económicos mucho más delgados que en Europa occidental.

Muchos han tenido que optar por reducirse.

Como un pasatiempo exclusivamente discrecional, los festivales deben tener un equilibrio justo entre precio y valor, dice Christof Huber, secretario general de Yourope, una organización de festivales de verano. "Eso podría resultar difícil este año", auguró.

El índice de desempleo en Hungría está cerca del 10 por ciento, el más alto en al menos 13 años, y los indicadores de crecimiento económico están en sus niveles más débiles desde el final del comunismo.   Continuación...