La muerte de Jackson afectará a promotores y fans con entradas

viernes 26 de junio de 2009 15:00 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - La repentina muerte de Michael Jackson podría suponer un revés importante para AEG Live, promotora de su largamente esperada gira de 50 conciertos en Londres, así como para los fans que pagaron precios altos por las codiciadas entradas.

Las actuaciones en el O2 Arena iban a empezar el 13 de julio, y los organizadores aún tienen que decidir exactamente cómo gestionan la devolución de las entradas compradas directamente a ellos mismos o en los establecimientos autorizados.

Sin mencionar las que se adquirieron en establecimientos no autorizados, páginas de subastas en internet y en la reventa.

La página web de la británica AEG Live emitió un breve comunicado sobre la muerte de Jackson y agregó: "Se hará otro anuncio para los propietarios de las entradas a su debido momento".

La devolución del valor de las 750.000 entradas vendidas no será probablemente un dolor de cabeza sólo para AEG Live.

Según se informó la compañía ha invertido ya entre 20 y 30 millones de dólares en la producción, sin incluir ningún adelanto para Jackson.

Y el O2 Arena, que aparece ahora en la lista de lugares propiedad de AEG o en los que opera, se enfrenta ahora a 50 noches vacías.

El riesgo financiero de AEG Live dependerá en parte del seguro que tuviera para la gira de 50 conciertos.   Continuación...

 
<p>Un admirador debajo de una pantalla con la imagen de Michael Jackson en el estadio O2 Arena en Londres, 26 jun 2009. La repentina muerte de Michael Jackson podr&iacute;a suponer un rev&eacute;s importante para AEG Live, promotora de su largamente esperada gira de 50 conciertos en Londres, as&iacute; como para los fans que pagaron precios altos por las codiciadas entradas. Las actuaciones en el O2 Arena iban a empezar el 13 de julio, y los organizadores a&uacute;n tienen que decidir exactamente c&oacute;mo gestionan la devoluci&oacute;n de las entradas compradas directamente a ellos mismos o en los establecimientos autorizados. REUTERS/Nigel Roddis</p>