17 de julio de 2009 / 19:49 / hace 8 años

Museo belga exhibe ropa interior de celebridades

<p>El artista belga Jan Bucquoy muestra una imagen de Margaret Thatcher en el Museo del Calzoncillo en Bruselas, 17 jul 2009. El artista belga Jan Bucquoy dijo que el calzoncillo enmarcado representa la a&ntilde;oranza ut&oacute;pica por una sociedad igualitaria. "Si hubiera retratado a Hitler en su ropa interior, la guerra no hubiese ocurrido. Yo creo que en esta manera se puede contribuir a un mundo mejor", dijo Bucquoy a Reuters el viernes.Thierry Roge</p>

Por Antonia van de Velde

BRUSELAS (Reuters) - Es un hecho poco conocido que el ministro de Hacienda de Bélgica usa calzoncillos con rayas azules y blancas, pero el museo de ropa interior de Bruselas lo puede confirmar con un par.

El artista belga Jan Bucquoy dijo que el calzoncillo enmarcado representa la añoranza utópica por una sociedad igualitaria.

"Si hubiera retratado a Hitler en su ropa interior, la guerra no hubiese ocurrido. Yo creo que en esta manera se puede contribuir a un mundo mejor", dijo Bucquoy a Reuters el viernes.

"Si se teme a alguien, solo se debe imaginar a esa persona en sus calzoncillos. La jerarquía colapsaría y se vería que este tipo es como cualquier otro. Todos somos iguales, todos hermanos", agregó.

El museo "Musee du Slip" o 'museo del calzoncillo' de Bucquoy, que fue inaugurado en Bruselas a principios de este mes, expone ropa interior donada mayormente por artistas, cantantes y políticos belgas.

Cada par lleva un certificado de autenticidad y debió haber sido usado al menos una vez por su donante.

No obstante, en otro sector del museo, los retratos de aquellos que no quisieron o no pudieron entregar una muestra de su ropa interior son igualmente adornados con una prenda.

Un grabado al estilo de Andy Warhol de Margaret Thatcher usando un par de calzones de color piel e impreso con flores, contrasta con uno del presidente francés, Nicolas Sarkozy, cuyo gorro tricolor asemeja el sombrero de Napoleón Bonaparte.

Un retrato similar de la reina Fabiola de Bélgica fue vendido por 550 euros (775,8 dólares) el fin de semana pasado, un precio que Bucqouy considera justificado por su arte.

"Cuando se compra un Picasso o un Van Gogh por 50 millones, al final es sólo un poco de óleo, y no muy bien pintado. En el caso de Van Gogh, demasiado amarillo; y en el caso de Picasso, mujeres con tres ojos y dos narices. ¿Por qué se pagarían 50 millones para eso?", dijo Bucquoy.

Para su exhibición en París este verano boreal, el artista intentará obtener ropa interior de la esposa de Sarkozy, Carla Bruno. Sin embargo, dijo el trofeo más codiciado sería un objeto del Papa.

"O del presidente iraní. Las personas harían fila para ver eso", añadió.

Reporte adicional de Marine Hass, Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below