Policía Roma confisca café La Dolce Vita en operativo anti mafia

miércoles 22 de julio de 2009 18:11 GYT
 

ROMA (Reuters) - La policía de Roma confiscó propiedades por un valor de más de 200 millones de euros de la poderosa organización criminal 'Ndrangheta el miércoles, incluido el histórico Café de París inmortalizado por la película La Dolce Vita de Federico Fellini.

Oficiales de la policía militar y el escuadrón contra el crimen financiero incautaron cafés y restaurantes, oficinas y autos de lujos de supuestos miembros de la 'Ndrangheta, dijeron las autoridades en un comunicado.

En los últimos años, el clan de la sureña región de Calabria ha superado a la mafia siciliana y se convirtió en el grupo más poderoso del crimen organizado en Italia. Domina el comercio de droga en Europa, incluido el tráfico de cocaína desde Sudamérica.

Café de París, ubicado en la elegante Via Veneto de la capital, fue inmortalizado por la película de Fellini de la década de 1960 en la cual Marcello Mastroianni interpreta a un "paparazzo" que persigue celebridades por Roma en una Vespa y se enamora de una glamorosa estrella de cine, rol protagonizado por Anita Ekberg.

El café fue vendido en el 2005 por 250.000 euros (354.800 dólares) a un peluquero de Calabria que, dijeron fuentes policiales, es un supuesto miembro del clan de Alvaro-Palamara de la 'Ndrangheta.

En otra operación, la policía arrestó a 17 personas por cargos de tráfico de droga en Calabria y en los alrededores de la ciudad de Milán, en el norte. La policía sigue buscando a otros tres sospechosos.

(Editado en español por Patricia Avila)

 
<p>Foto de archivo de un mesero anotando los precios en el caf&eacute; "La Dolce Vita" en el centro de Roma, 4 ene 1999. La polic&iacute;a de Roma confisc&oacute; propiedades por un valor de m&aacute;s de 200 millones de euros de la poderosa organizaci&oacute;n criminal 'Ndrangheta el mi&eacute;rcoles, incluido el hist&oacute;rico Caf&eacute; de Par&iacute;s inmortalizado por la pel&iacute;cula La Dolce Vita de Federico Fellini. REUTERS/Vincenzo Pinto</p>