Apoyan a la sudanesa detenida por llevar pantalones

martes 4 de agosto de 2009 14:44 GYT
 

Por Andrew Heavens

JARTUM (Reuters) - La policía usó gases lacrimógenos para dispersar una manifestación el martes en la capital de Sudán en apoyo a una mujer que podría ser condenada a 40 latigazos por usar pantalones en público, en un caso que se ha convertido en una prueba para las leyes locales de indecencia.

Lubna Hussein, ex periodista y representante de prensa de Naciones Unidas, fue detenida a principios de julio junto con otras 12 mujeres durante una fiesta en un restaurante de Jartum, y acusada de cometer un acto indecente.

Los grupos de mujeres se han quejado de que las leyes no dan una definición clara sobre vestimenta indecente, dejando la decisión sobre si arrestar o no a una mujer a la consideración individual de los oficiales de policía.

El martes, decenas de hombres y mujeres gritaban y llevaban pancartas y cintas en la cabeza con el mensaje "No regresemos a la edad oscura" y "El caso de Lubna es un caso para todas las mujeres sudanesas".

Tras la audiencia, Hussein dijo que el juez había aplazado su caso hasta el 7 de septiembre.

"Quieren comprobar con Naciones Unidas si tengo inmunidad ante un proceso. No sé por qué están haciéndolo, porque ya he dimitido en Naciones Unidas. Creo que sólo quieren retrasar el caso", declaró la mujer a Reuters.

Hussein dijo que renunció a su trabajo en la ONU la semana pasada para resignar la inmunidad legal con el fin de demostrar su inocencia y desafiar las leyes sobre vestimenta indecente.

En Nueva York, funcionarios de Naciones Unidas explicaron que se le dijo a Sudán que Hussein tiene inmunidad en procedimientos legales ya que era empleada del organismo en el momento de la supuesta ofensa.   Continuación...

 
<p>Lubna Hussein, ex periodista y representante de prensa de Naciones Unidas, habla con los medios tras su juicio en Jartum, 4 ago 2009. La polic&iacute;a us&oacute; gases lacrim&oacute;genos para dispersar una manifestaci&oacute;n el martes en la capital de Sud&aacute;n en apoyo a una mujer que podr&iacute;a ser condenada a 40 latigazos por usar pantalones en p&uacute;blico, en un caso que se ha convertido en una prueba para las leyes locales de indecencia. REUTERS/Mohamed Nureldin Abdallh</p>