Asamblea Venezuela descarta legislar sobre delitos mediáticos

martes 4 de agosto de 2009 18:50 GYT
 

CARACAS (Reuters) - La Asamblea Nacional de Venezuela descartó el martes que vaya a legislar sobre delitos mediáticos, luego de que la Fiscalía presentara la semana pasada una polémica propuesta para sancionar a medios de comunicación por atentar contra de los intereses del Estado.

Medios locales e internacionales publicaron un supuesto proyecto de ley que contemplaba pena de hasta cuatro años de cárcel para periodistas y dueños de medios de comunicación por "terrorismo mediático", pero legisladores negaron haber producido ese documento.

La Fiscal General, Luisa Estela Morales, dijo que presentó una propuesta que incluía castigar la difusión de información que creara zozobra en la población o pusiera en riesgo al Estado, pero negó que su texto planteara prisión o las penas informadas por la prensa.

El presidente de la comisión parlamentaria encargada de medios de comunicación, Manuel Villalba, declaró que "en base a esos aportes que hizo la ciudadana Fiscal General no existe un consenso en el seno de esta comisión, existe divergencia".

"No existe la intencionalidad de regular lo que ocurra en los medios de comunicación", agregó el diputado asegurando que ya hay la posibilidad de castigar a periodistas y propietarios de medios a través del Código Penal vigente.

El presidente Hugo Chávez impulsa varias medidas para eliminar "el latifundio mediático" y regular a los medios de comunicación privados, a los que acusa de estar a las órdenes de las élites económicas para desestabilizar su Gobierno socialista.

La semana pasada, el ministro de Obras Públicas y jefe del ente que regula las telecomunicaciones, Diosdado Cabello, anunció el cierre de 34 emisoras radiales por operar "ilegalmente" debido a irregularidades administrativas en sus concesiones de trasmisión.

El oficialismo dice que busca democratizar el espacio radioeléctrico otorgándole estas frecuencias a radios comunitarias, mientras que la oposición denuncia un plan del Gobierno para acabar con la libertad de expresión y castigar la disidencia.

En el 2007, Chávez no renovó la concesión a RCTV, una de las cadenas de televisión más vistas en el país y con una línea editorial crítica con su Gobierno, acusándola de "golpista".

Este año, el mandatario ha amenazado con cerrar a la opositora Globovisión por considerar que este pequeño canal de noticias 24 horas atenta contra la salud mental del pueblo.

(Por Eyanir Chinea, editado por Silene Ramírez)