Diamantes: la mejor compensación cuando se es infiel

martes 18 de agosto de 2009 11:43 GYT
 

Por Farah Master

LONDRES (Reuters) - Nunca volverá a suceder, cariño, y aquí tienes un diamante para pedirte perdón.

Cada vez que el empresario británico Robert Charlton era infiel a su esposa, le compraba una pieza de joyería costosa para intentar que le perdonara. Tras 26 años de matrimonio, Elizabeth Charlton tenía más de 40 relucientes piezas.

Las infidelidades de Charlton le costaron casi 300.000 libras (492,400 dólares), según se supo el mes pasado, cuando su hija subastó la colección de joyas de la pareja, ya difunta.

"La compró muchas cosas para que estuviera contenta y aliviarle el dolor de sus líos", dijo Clare Durham, portavoz de Woolley & Wallis, la casa de subastas que organizó la venta. "Creo que todo el mundo sabía que era un secreto a voces", añadió.

En el transcurso de sus romances, Charlton, que murió en 1974, compró a su esposa unos pendientes antiguos de diamantes, pulseras, anillos y collares. Una pieza, un collar 'riviére' compuesto por 54 diamantes, fue la más cara de la subasta, llegando a 50.000 libras.

El collar fue adquirido en el siglo XX por unas 400 libras, dijo la casa de subastas, una suma ya de por sí muy cara cuando lo compró Charlton en la década de 1960.

"Los grandes diamantes eran eduardianos y victorianos, así que eran piezas antiguas cuando él las compró en las décadas de 1960 y 1970", dijo Durham.

La hija de Charlton optó por subastar un total de 43 piezas de la colección después de que otros familiares no quisieron aceptarlas. La familia se quedó con otras.

"No sólo le compraba joyas cuando la engañaba. También le hizo regalos por su cumpleaños y por Navidad, y cosas así. No creo que fuera tan malo", dijo Durham.

(Traducido por la Redacción de Madrid)

 
<p>Cada vez que el empresario brit&aacute;nico Robert Charlton era infiel a su esposa, le compraba una pieza de joyer&iacute;a costosa para intentar que le perdonara. Tras 26 a&ntilde;os de matrimonio, Elizabeth Charlton ten&iacute;a m&aacute;s de 40 relucientes piezas. Las infidelidades de Charlton le costaron casi 300.000 libras (492,400 d&oacute;lares), seg&uacute;n se supo el mes pasado, cuando su hija subast&oacute; la colecci&oacute;n de joyas de la pareja, ya difunta. En el transcurso de sus romances, Charlton, que muri&oacute; en 1974, compr&oacute; a su esposa unos pendientes antiguos de diamantes, pulseras, anillos y collares. Una pieza, un collar 'rivi&eacute;re' compuesto por 54 diamantes, fue la m&aacute;s cara de la subasta, llegando a 50.000 libras. REUTERS/Yuriko Nakao/Archivo</p>