Colón, olvidado en sitio de su desembarco en Cuba

martes 18 de agosto de 2009 13:29 GYT
 

Por Jeff Franks

CAYO BARIAY, Cuba (Reuters) - "¿Un cóctel Colón?", preguntó el barman con mirada de desconcierto.

Un visitante quería saber si el bar en la ventosa Bahía de Bariay, el primer lugar de Cuba que pisó Cristóbal Colón en su viaje de 1492, le había dedicado algún cóctel a la memoria del famoso navegante y explorador genovés.

Pero como tantas otras cosas en Cuba, la historia recibe un giro diferente en el Bar Corocote, parte de un excéntrico monumento en el sitio donde desembarcó Colón.

"Tenemos el cóctel Corocote", dijo el barman Alexandr Gómez, echándose hacia atrás la boina que lleva como parte de su disfraz de Cristóbal Colón.

Preparado con miel, jugo de coco y ron, el Corocote lleva el nombre del dios de la virilidad adorado por los indígenas taínos que habitaban esta zona cuando Colón desembarcó el 28 de octubre de 1492.

El cóctel en teoría aumenta la virilidad masculina, explicó Gómez, mirando de reojo hacia una escultura de piedra de Corocote colgada junto a la puerta principal.

La pequeña figura agazapada, con una sonrisa y un significativo atributo masculino, parecía haber bebido varios de los cócteles que llevan su nombre.

Situado en la costa nororiental de Cuba, en la provincia de Holguín a unos 800 kilómetros al este de La Habana, el Parque Monumento Nacional Bariay está tan apartado de la ruta turística que durante la temporada baja del verano pueden pasar días sin que aparezcan visitantes.   Continuación...

 
<p>Dos personas paradas en El Malec&oacute;n de La Habana, 17 ago 2009. REUTERS/Desmond Boylan</p>