Acusan de fraude a beneficiadas por caridad de Oprah Winfrey

miércoles 19 de agosto de 2009 18:35 GYT
 

HOUSTON (Reuters) - Tres mujeres desplazadas por el huracán Katrina fueron acusadas de cometer fraude al solicitar ayuda estatal para la vivienda, luego de que la estrella de televisión Oprah Winfrey les ayudó comprándoles casas nuevas, dijo el miércoles el Gobierno.

Las víctimas de la tormenta del 2005 consiguieron ayuda financiera para alquilar una propiedad de parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés), luego de comprar casas nuevas, totalmente amobladas, financiadas en parte por la caridad de Winfrey, Oprah's Angel Network, según el fiscal estadounidense Tim Johnson.

"La respuesta ante desastres naturales saca lo mejor y lo peor de la gente", dijo Johnson en un comunicado. "Generosos actos de caridad son opacados por aquellos que, a pesar de la generosidad de otros, piden fraudulentamente fondos de ayuda gubernamentales", agregó.

Una portavoz de Oprah's Angel Network, Angela DePaul, declaró que el grupo estaba desilusionado al enterarse de las acusaciones emitidas el miércoles por un gran jurado.

"Pero seguimos orgullosos y comprometidos con las cientos de familias que hemos podido ayudar", destacó DePaul.

Una de las mujeres acusadas, Kiesha Murphy, recibió más de 17.000 dólares de ayuda legítima en caso de desastre del FEMA, pero continuó sacando fondos federales incluso después de mudarse a una casa financiada por la caridad en julio del 2006, señaló la oficina de Johnson.

El grupo de Winfrey dio fondos a Habitat for Humanity -una caridad que construye casas para familias de bajos ingresos- para construir y amoblar casas nuevas y entregar préstamos sin intereses a las familias desplazadas cuando el huracán Katrina inundó el 80 por ciento de Nueva Orleans, dejando 1.500 personas muertas en agosto del 2005.

La caridad de Winfrey construyó y amobló casas para unas 65 familias que se relocalizaron en Houston luego de los huracanes Katrina y Rita el 2005.

(Reporte de Chris Baltimore; Editado en español por Ricardo Figueroa)