Fundador de Playboy presenta demanda de divorcio

miércoles 9 de septiembre de 2009 21:30 GYT
 

Por Jill Serjeant

LOS ANGELES (Reuters) - El fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner, pidió el divorcio a su esposa de dos décadas, un matrimonio del magnate que muchos habían olvidado que existía.

Hefner, de 83 años, presentó documentos ante la corte la semana pasada buscando terminar su matrimonio con la ex Playmate Kimberley Conrad, de 47 años, citando diferencias irreconciliables.

Los documentos, obtenidos el miércoles por el sitio sobre celebridades TMZ.com, señalaban que la pareja se casó en julio de 1989 y ha estado separada desde enero de 1998.

Conrad y Hefner tienen dos hijos. Tras la separación, Conrad y sus hijos han vivido en la casa al lado de la célebre mansión Playboy en Los Angeles donde Hefner reside junto a varias novias y estrellas del reality show "The Girls Next Door".

"Estoy feliz de estar fuera del matrimonio. Sólo permanecí casado (con Conrad) por el bien de los niños, a petición suya. Estoy feliz de dejar esto en el pasado", dijo Hefner a TMZ el miércoles en una entrevista telefónica.

La decisión de Hefner por solicitar el divorcio sigue a una demanda presentada en agosto por Conrad por 5 millones de dólares contra el fundador de Playboy relacionada con la venta de una casa que les pertenecía en conjunto.

Hefner comentó a TMZ.com que no le debía nada a Conrad, agregando que había sido "generoso más allá de lo razonable".

Los documentos obtenidos por TMZ.com permiten obtener un fugaz vistazo del estilo de vida de Hefner, quien a principios de año instaló a unas gemelas de 19 años en la mansión como sus novias tras el término de la quinta temporada de "The Girls Next Door".   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de Hugh Hefner durante el estreno del filme de comedia "The House Bunny" en Los Angeles, 20 ago 2008. El fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner, pidi&oacute; el divorcio a su esposa de dos d&eacute;cadas, un matrimonio del magnate que muchos hab&iacute;an olvidado que exist&iacute;a. REUTERS/Fred Prouser</p>