John Travolta testifica en juicio por extorsión en Bahamas

miércoles 23 de septiembre de 2009 21:49 GYT
 

Por Neil Hartnell

NASSAU (Reuters) - El actor John Travolta trató frenéticamente de salvar a su hijo al realizar una resucitación boca a boca, según el testimonio que entregó el miércoles ante una corte bahameña en el juicio contra dos personas acusadas de intentar extorsionarlo por 25 millones de dólares.

La ex senadora de Bahamas Pleasant Bridgewater, de 49 años, y el ex paramédico Tarino Lightbourne, de 47 años, están acusados de conspirar e intentar extorsionar a Travolta con amenazas. Bridgewater también está acusada de apoyar la extorsión.

Travolta, quien era observado por su esposa, la actriz Kelly Preston, reveló a la corte cómo la pareja corrió escaleras abajo en su casa de vacaciones en la isla Gran Bahama, en un intento desesperado por salvar a Jett, de 16 años, tras ser alertados por una niñera del problema de su hijo.

Jett Travolta murió en enero durante las vacaciones de año nuevo de la familia en las Bahamas. Su certificado de muerte identifica la causa como "deficiencia cardíaca".

Lightbourne estaba en el sitio como paramédico. El rol de Bridgewater aún no es claro.

El fiscal de Bahamas, Bernard Turner, testificó el martes que Travolta fue amenazado con la publicación de declaraciones potencialmente dañinas si no se pagaba el dinero.

Travolta dijo ante la Corte Suprema bahameña que su hijo era autista y que sufría de episodios que detonaban en un ataque cada cinco a 10 días, con una duración de 45 segundos a minutos.

EL TIEMPO ERA ESENCIAL   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del actor John Travolta durante el estreno del filme "Bolt" en Hollywod, EEUU, 17 nov 2008. El actor John Travolta trat&oacute; fren&eacute;ticamente de salvar a su hijo al realizar una resucitaci&oacute;n boca a boca, seg&uacute;n el testimonio que entreg&oacute; el mi&eacute;rcoles ante una corte bahame&ntilde;a en el juicio contra dos personas acusadas de intentar extorsionarlo por 25 millones de d&oacute;lares. REUTERS/Fred Prouser</p>