Perú busca llevar su universo culinario al mundo

viernes 25 de septiembre de 2009 16:29 GYT
 

Por Patricia Vélez

LIMA (Reuters) - En menos de un minuto, el chef peruano Javier Wong filetea con precisión un enorme lenguado, lo sazona con ají limo y lo envía a la mesa.

Wong lleva más de tres décadas preparando cebiche, el plato de bandera de Perú, simplemente con un buen lenguado en una cocina limeña tan pequeña que solo entra él. Pero esta semana lo hará desde Mistura, una feria que busca llevar de Lima al mundo la riqueza de la gastronomía peruana.

En una mesa del restaurante de culto que le construyeron específicamente para él en el parque donde se celebra la feria, a Wong lo espera su colega y principal promotor de Mistura, Gastón Acurio, chef conocido ya en todo el continente.

La cocina "sencilla, práctica, pero bien violenta", como Wong describe a la suya, es una de las muchas con las que el evento busca que los platos de Perú se conozcan desde Argentina hasta China.

"Tenemos un universo peruano inmenso. Esperamos algún día ocurra lo que ha ocurrido con la cocina japonesa, que es poder tener una pequeña embajada de nuestra cultura en cualquier ciudad del mundo", dijo Acurio.

La gastronomía peruana está en boga a nivel internacional desde hace algunos años. Ese auge ha permitido que un fresco ceviche, por ejemplo, se pueda degustar en un restaurante en Madrid o en Santiago de Chile.

En la cocina del país andino, un plato puede estar hecho simplemente a base de pescado o bien requerir de un largo proceso en el que se combinan una de sus más de 3.000 variedades de papas, ajíes, culantro, comino, verduras y carne.

Asimismo, Acurio destacó que con la feria, "lo que queremos es que los olvidados de siempre, los campesinos, los pescadores, los pequeños restaurantes de barrio tengan el protagonismo que siempre merecieron tener".   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de un chef trabajando en el restaurante Wa Lok en el barrio chino de Lima, 17 nov 2008. En menos de un minuto, el chef peruano Javier Wong filetea con precisi&oacute;n un enorme lenguado, lo sazona con aj&iacute; limo y lo env&iacute;a a la mesa. REUTERS/Mariana Bazo (PERU)</p>