Homero Simpson, el nuevo gurú de la vida sana en Gran Bretaña

lunes 5 de octubre de 2009 12:00 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Olvídese de la pizza y las rosquillas. El Gobierno británico quiere que los admiradores de la familia Simpson cambien la comida chatarra por una alimentación más sana.

El Departamento de Salud invertirá 640.000 libras esterlinas (1 millón de dólares) para auspiciar los episodios de la serie animada estadounidense "Los Simpson" que emite el Channel 4, como parte de la campaña Change4Life.

Antes de la transmisión de los episodios especiales, el canal mostrará personajes animados que imitan a los miembros de la familia Simpson sentados en un sofá comiendo helados y papas fritas que luego se transforman en alternativas más sanas.

El Gobierno espera que los televidentes se den cuenta que deberían seguir ese tipo de comportamiento y no la dieta a base de cerveza y rosquillas de Homero Simpson y su familia.

La ministra de Salud Pública, Gillian Merron, dijo que el objetivo de la campaña es generar maneras innovadoras para alcanzar cierto tipo de audiencia.

"Los Simpson son muy queridos y es una familia unida que enfrenta algunos de los mismos desafíos cotidianos que atraviesan las familias hoy en día", dijo Merron en un comunicado.

"Mientras ellos ciertamente toman algunas decisiones cuestionables acerca de cómo enfrentan las cosas, proveen una manera popular y atractiva para hacer llegar los mensajes a las familias reales sobre formas simples de mejorar la dieta y actividades para un estilo de vida más saludable", agregó.

(Reporte de Michael Holden; Editado en español por Lucila Sigal)

 
<p>Olv&iacute;dese de la pizza y las rosquillas. El Gobierno brit&aacute;nico quiere que los admiradores de la familia Simpson cambien la comida chatarra por una alimentaci&oacute;n m&aacute;s sana. El Departamento de Salud invertir&aacute; 640.000 libras esterlinas (1 mill&oacute;n de d&oacute;lares) para auspiciar los episodios de la serie animada estadounidense "Los Simpson" que emite el Channel 4, como parte de la campa&ntilde;a Change4Life. REUTERS/Phil McCarten/archivo</p>