Documental muestra "medieval" sistema de justicia de México

viernes 16 de octubre de 2009 19:13 GYT
 

Por Michael O'Boyle

MORELIA, México (Reuters) - El vendedor callejero Antonio Zúñiga fue detenido por la policía en la Ciudad de México en el 2005 sin orden de arresto y sentenciado a 20 años de prisión por el asesinato de un hombre al que jamás conoció.

La historia de Zúñiga es el tema del documental "Presunto Culpable", cuyos realizadores esperan que impulse un movimiento por los juicios públicos en México.

Las cortes de México están bajo escrutinio en medio de operativos del Ejército, que ha capturado a unos 80,000 sospechosos de ser criminales en la violenta guerra del narcotráfico que ha dejado unos 14,000 muertos desde el 2006.

"Nuestro sistema de justicia es medieval", dijo el abogado Roberto Hernández, uno de los creadores del filme, en un festival de cine en la central Morelia. "Detenemos sin órdenes, procesamos sin jueces y condenamos sin evidencia", agregó.

México es una importante nación industrial, con modernos sectores financieros y empresariales, pero por años ha fracasado en la reforma de sus cortes.

Muchos sospechosos en México son arrestados sin órdenes de aprehensión y se les levantan cargos sin ninguna evidencia física. Los juicios no son públicos, sino que los jueces usan transcripciones escritas y normalmente no ven a los acusados.

El filme fue elogiado por la crítica en Morelia, donde ganó el premio al mejor documental, así como en el festival de cine de Toronto el mes pasado. Los productores están en negociaciones con grandes distribuidores.

A diferencia de Estados Unidos o Europa, en México hay muy pocos espacios de cine o televisión donde se refleje la verdad de lo que pasa dentro de las cortes. La mayoría de los mexicanos no sabe cómo funcionan los tribunales.   Continuación...

 
<p>Captura de imagen del documental "Presunto culpable" entregada a Reuters por Abogados con C&aacute;mara el 16 de oct 2009. El vendedor callejero Antonio Z&uacute;&ntilde;iga fue detenido por la polic&iacute;a en la Ciudad de M&eacute;xico en el 2005 sin orden de arresto y sentenciado a 20 a&ntilde;os de prisi&oacute;n por el asesinato de un hombre al que jam&aacute;s conoci&oacute;. REUTERS/Courtesy Abogados con Camara</p>