Museo Penn brinda una nueva mirada sobre el antiguo Irak

viernes 23 de octubre de 2009 22:30 GYT
 

Por Jon Hurdle

FILADELFIA, EEUU (Reuters) - Una cabeza humana aplanada cubierta con joyería de oro y lapislázuli reposa en un contenedor de vidrio en el Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsylvania, siendo sus dientes la única característica reconocible.

Eso es todo lo que queda del cortesano de un monarca mesopotámico que fue enterrado hace unos 4.500 años junto con toda su fortuna, incluidas las personas que asistían a la corte real.

El cortesano, junto a otros varios cientos, fue descubierto en 16 tumbas reales que hicieron noticia en la prensa internacional durante la década de 1920, cuando fueron desenterrados por el arqueólogo británico sir Leonard Woolley en Ur, cerca de la actual Nasiriya al sur de Irak.

Ahora los restos, junto con otros 220 objetos del lugar serán exhibidos por primera vez en más de 10 años en el Penn Museum en un show que da una nueva mirada a uno de los mayores descubrimientos arqueológicos del siglo XX.

"Pasado Antiguo de Irak: Redescubriendo el cementerio Real de Ur", una muestra que se abre el 25 de octubre, coloca los tesoros de Ur en el contexto histórico de una región conocida como la cuna de la civilización", y cuenta la historia de su excavación entre 1922 y 1934.

Los objetos han estado de gira por los museos de arte a lo largo de Estados Unidos durante la última década y ahora regresan a Penn -que ayudó con el patrocinio de la expedición original de 1922- que está enfatizando su significado histórico y cultural más que el valor estético destacado por los museos de arte, señaló su co-curador Richard Zettler.

(Reporte de Jon Hurdle; Editado en español por Ricardo Figueroa)