12 de noviembre de 2009 / 16:39 / hace 8 años

ENTREVISTA-Director dice filme Escobar Gaviria lleva mensaje paz

6 MIN. DE LECTURA

<p>El cineasta argentino, Nicol&aacute;s Entel, conversa con Sebasti&aacute;n Marroqu&iacute;n, hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, en Buenos Aires, 6 nov 2009. El director del documental sobre la vida de Pablo Escobar Gaviria "Pecados de mi padre" dijo que su motivaci&oacute;n para hacer la pel&iacute;cula fue el encuentro del hijo del narcotraficante colombiano con los hijos de algunas de las v&iacute;ctimas m&aacute;s conocidas de su padre. El filme del argentino Nicol&aacute;s Entel muestra un pedido de perd&oacute;n hist&oacute;rico realizado en Colombia en el 2008 por el hijo de Escobar Gaviria a los hijos del entonces candidato presidencial Luis Carlos Gal&aacute;n y del ministro de Justicia Rodrigo Lara, a quienes su padre mand&oacute; a matar.Enrique Marcarian</p>

Por Lucila Sigal

MAR DEL PLATA, Argentina (Reuters) - El director del documental sobre la vida de Pablo Escobar Gaviria "Pecados de mi padre" dijo que su motivación para hacer la película fue el encuentro del hijo del narcotraficante colombiano con los hijos de algunas de las víctimas más conocidas de su padre.

El filme del argentino Nicolás Entel muestra un pedido de perdón histórico realizado en Colombia en el 2008 por el hijo de Escobar Gaviria a los hijos del entonces candidato presidencial Luis Carlos Galán y del ministro de Justicia Rodrigo Lara, a quienes su padre mandó a matar.

"Pecados de mi padre" reconstruye la historia de Escobar Gaviria mediante fotos, archivos familiares y recuerdos desde la mirada de su hijo Juan Pablo, quien tuvo que cambiar de nombre a Sebastián Marroquín para poder continuar con su vida tras el asesinato de su padre a manos de la policía en 1993.

"Lo que me motivó a hacer este documental fue ese encuentro justamente (...) Tuve esa idea absurda de juntar al hijo de Escobar con Juan Manuel Galán, que en ese momento era el más conocido de todos los hijos porque era senador. La gente me miró como si estuviera chiflado", dijo Entel, de 34 años, a Reuters.

"Los encuentros entre ellos fueron sin agendas preestablecidas ni precondiciones. No se habían visto las caras antes (...) Pero tienen mucho en común. Por empezar todos perdieron a su padre de chicos, tuvieron que vivir exiliados y son víctimas de la violencia colombiana", agregó.

Su película se estrenará mundialmente el jueves por la noche en el Festival de Cine de la ciudad balnearia argentina de Mar del Plata, en donde compite en la sección Latinoamericana, y en el que estará presente el hijo del narcotraficante.

Marroquín, quien se autodefine como pacifista y trabaja como arquitecto, vive desde 1994 en Buenos Aires, adonde se exilió junto con su novia, su madre y su hermana debido a que sus vidas corrían peligro en Colombia.

"Pecados de mi padre" muestra fotos de Escobar Gaviria tomando su primera comunión, paseando con sus hijos en Disneylandia y jugando al "Monopoly" en familia, en el que aunque perdiera siempre terminaba lleno de dinero, relata Marroquín.

"Para hacer trampa era el mejor de todos", dice en el filme, donde recuerda su infancia en la hacienda Nápoles, en la que tenía un zoológico de animales exóticos para él y su hermana.

"Lo pedía y lo tenía (...) Yo me crié en esas incoherencias", recuerda Marroquín, de 32 años, en el documental, en el que también aparecen declaraciones de su madre.

Marroquín también cuenta en el filme que él veía siendo un niño que para su padre trabajar "era lo más fácil del mundo".

"Hacía lo que quería desde el mejor hotel de Miami, a la luz de todo el mundo (...) Se inventó la compañía 'Fredonian Petroleum Company', que era un nombre de fantasía de un pueblo donde no hay petróleo en Colombia (...) Todo lo hacía a su nombre, no escondía su identidad para ingresar a Estados Unidos", relató.

Filme Politicamente Correcto

Entel dijo que es consciente de la importancia histórica del encuentro entre los hijos de víctima y victimario, pero aclaró que su película no es controvertida.

"Nos cuidamos mucho de no ser escandalosos. Estábamos completamente convencidos de que si teníamos algún escándalo de corrupción eso iba a robar la atención a este mensaje de reconciliación", aseguró Entel.

"Encontré fotos de parientes de Pablo Escobar, cuando estaba prófugo, con políticos de Colombia importantísimos que han dicho muchas veces que no conocían a Pablo Escobar y son fotos que decidí no utilizar. La película es bastante políticamente correcta porque había un imperativo moral más grande", agregó.

Tanto Entel como Marroquín están expectantes a la repercusión de "Pecados de mi padre" en Mar del Plata, pero sobre todo al estreno en los cines colombianos el 10 de diciembre porque creen que lleva un mensaje de paz, perdón y reconciliación.

"La principal motivación para la película es que le da sentido a mi vida, de alguna forma, porque con esta experiencia personal y de vida busco que otros no repitan la historia", dijo Marroquín a Reuters.

"Y en segundo lugar nos corresponde a nosotros como familia Escobar asumir una posición de responsabilidad histórica frente a estos hechos y pedir perdón por todo lo que sufrió Colombia a causa de los delitos o acciones de mi padre", concluyó.

Editado por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below