Arte con residuos informáticos en Taiwán

miércoles 25 de noviembre de 2009 11:00 GYT
 

TAIPEI (Reuters) - Unas esculturas que representan símbolos de la antigua China como una tortuga de mar, un niño montado en un buey y unas grullas descansando encima de unos pinos difícilmente tienen aspecto de basura tóxica, pero casi lo fueron.

Super Dragon Technology Industry, la mayor empresa de reciclaje en internet de Taiwán, fabrica las esculturas con las placas de los 18.000 ordenadores desechados que se reciben cada mes como una forma de diversificar su negocio mientras ayuda al medio ambiente.

"Preferimos no quemarlos. Mejor dejamos los materiales en la tierra", dijo el director general Ken Wu. "Si no hay una forma adecuada de usar el material, se causa un mayor daño medioambiental", apuntó.

Super Dragon, cuya actividad principal es recuperar y vender el metal de los ordenadores desechados, es la única empresa taiwanesa que recicla los componentes completamente, dijo la Administración de Protección Medioambiental de la isla (EPA).

Ha fabricado esculturas durante 10 años.

Taiwán, que es muy dependiente de la tecnología, produjo más de 80.000 toneladas de ciberbasura en 2008, una amenaza para el suelo y el agua subterránea, según estima la EPA, y alrededor de 60.000 toneladas podrían reciclarse.

Muchos de estos residuos informáticos terminan en los países en desarrollo, causando contaminación en regiones como China, India y Africa.

Super Dragon, un centro de procesamiento privado que funciona desde hace 13 años cerca de Taipei, desmonta los componentes que están en el interior de los ordenadores y los desmenuza en finos fragmentos de fibra de vidrio que son moldeados por un escultor hasta convertirlos en obras de arte.

Cuando se pintan, las esculturas parecen de madera, piedra y porcelana.   Continuación...

 
<p>Un hombre camina entre computadores en desuso en una de las f&aacute;bricas de reciclaje m&aacute;s grandes de Taiw&aacute;n, 24 nov 2009. Unas esculturas que representan s&iacute;mbolos de la antigua China como una tortuga de mar, un ni&ntilde;o montado en un buey y unas grullas descansando encima de unos pinos dif&iacute;cilmente tienen aspecto de basura t&oacute;xica, pero casi lo fueron. Super Dragon Technology Industry, la mayor empresa de reciclaje en internet de Taiw&aacute;n, fabrica las esculturas con las placas de los 18.000 ordenadores desechados que se reciben cada mes como una forma de diversificar su negocio mientras ayuda al medio ambiente. REUTERS/Pichi Chuang</p>