Crecen los robos de teléfonos móviles en conciertos británicos

lunes 7 de diciembre de 2009 14:12 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Los amantes de la música que asisten a conciertos en Gran Bretaña se están convirtiendo en el objetivo de bandas de ladrones de teléfonos móviles, según advirtió el lunes la policía británica.

El cuerpo de detectives señaló que se ha visto un creciente problema con delincuentes organizados que actúan en conciertos, tanto en interior como al aire libre, intentando hacerse con teléfonos de primerísima calidad.

Muchas de las víctimas suelen creer que sólo han perdido su teléfono, lo que estaría ocultando la escala del problema.

"Estamos preocupados que los ladrones organizados estén actuando en conciertos para robar teléfonos de los auténticos aficionados", afirmó el detective superintendente Nev Nolan, responsable de la Unidad Nacional de Delitos de Telefonía Móvil (NMPCU, en sus siglas en inglés).

"A mucha gente le gusta usar su teléfono móvil para grabar o tomar fotos del concierto, pero luego devuelven el teléfono a un bolso o bolsillo no seguro, donde los ladrones lo pueden robar", agregó.

La NMPCU indicó que en las últimas dos semanas se han hecho nueve detenciones en conciertos en Londres gracias a información obtenida por el departamento. También se han hecho otras detenciones en el resto del país.

Los detectives señalaron que están trabajando con los locales de conciertos para colocar carteles que adviertan a los asistentes de que deben tener cuidado con sus teléfonos.

 
<p>Los amantes de la m&uacute;sica que asisten a conciertos en Gran Breta&ntilde;a se est&aacute;n convirtiendo en el objetivo de bandas de ladrones de tel&eacute;fonos m&oacute;viles, seg&uacute;n advirti&oacute; el lunes la polic&iacute;a brit&aacute;nica. El cuerpo de detectives se&ntilde;al&oacute; que se ha visto un creciente problema con delincuentes organizados que act&uacute;an en conciertos, tanto en interior como al aire libre, intentando hacerse con tel&eacute;fonos de primer&iacute;sima calidad. REUTERS/Valentin Flauraud/archivo</p>