Investigadora Antártida cruza continentes para ir a trabajar

lunes 14 de diciembre de 2009 11:40 GYT
 

Por Pauline Askin

A BORDO DEL ASTROLABIO, Océano Sur (Reuters) - Viajar diariamente al trabajo puede ser fastidioso si hay demasiado tránsito, pero a Mireille Raccurt le lleva más de 10 días volar y navegar los traicioneros mares que la separan del lugar en que desarrolla sus tareas.

La doctora Raccurt es investigadora del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS por sus siglas en francés) financiado por el Gobierno de Francia y profesora en la Universidad Claude Bernard de Lyon.

Desde hace ocho veranos viaja a la estación científica francesa Dumont D'Urville, en la parte oriental de la Antártida, para investigar al pingüino Adelia, cuya población ha disminuido en más del 65 por ciento durante los últimos 25 años debido a la reducción del hielo marino y a la escasez de alimento.

"En Francia no es posible que los pingüinos Adelia visiten tu oficina como ocurre en la Antártida", dijo Raccurt a Reuters a bordo del Astrolabio, un rompehielos en el sur del Océano.

"Los pingüinos Adelia son un modelo único de adaptación del metabolismo".

Los pingüinos, residentes emblemáticos del Polo Sur, son animales endotérmicos, es decir, pueden mantener su temperatura corporal constante a 38 grados Celsius a pesar de las gélidas temperaturas que los rodean.

El programa de CNRS busca investigar los mecanismos adaptativos desarrollados por los pingüinos Adelia frente a las frías temperaturas durante su ciclo de vida.

Diciembre es el mes más cálido en la Antártida y es cuando los pingüinos hacen turnos para incubar sus huevos hasta que nace la cría, que tiene que ganar peso rápidamente para poder sobrevivir a la rigurosa vida adulta.   Continuación...

 
<p>Dos pinguinos Adelia descansan en las orillas de la bah&iacute;a Commonwealth en Ant&aacute;rtida, 13 dic 2009. Viajar diariamente al trabajo puede ser fastidioso si hay demasiado tr&aacute;nsito, pero a Mireille Raccurt le lleva m&aacute;s de 10 d&iacute;as volar y navegar los traicioneros mares que la separan del lugar en que desarrolla sus tareas. La doctora Raccurt es investigadora del Centro Nacional de Investigaci&oacute;n Cient&iacute;fica (CNRS por sus siglas en franc&eacute;s) financiado por el Gobierno de Francia y profesora en la Universidad Claude Bernard de Lyon. Desde hace ocho veranos viaja a la estaci&oacute;n cient&iacute;fica francesa Dumont D'Urville, en la parte oriental de la Ant&aacute;rtida, para investigar al ping&uuml;ino Adelia, cuya poblaci&oacute;n ha disminuido en m&aacute;s del 65 por ciento durante los &uacute;ltimos 25 a&ntilde;os debido a la reducci&oacute;n del hielo marino y a la escasez de alimento. REUTERS/Pauline Askin</p>