17 de diciembre de 2009 / 23:05 / hace 8 años

Cubanos homenajean a santo con flores y lágrimas

3 MIN. DE LECTURA

<p>Un hombre se arrastra por el suelo en se&ntilde;al de penitencia en honor a San L&aacute;zaro, Rinc&oacute;n, Cuba, dic 17 2009. Miles de cubanos madrugaron el jueves para rendir homenaje a San L&aacute;zaro, en una colorida muestra de fe y penitencia que ilustra el sincretismo del catolicismo y la santer&iacute;a afrocubana.Desmond Boylan</p>

Por Helen Popper

EL RINCON, Cuba (Reuters) - Miles de cubanos madrugaron el jueves para rendir homenaje a San Lázaro, en una colorida muestra de fe y penitencia que ilustra el sincretismo del catolicismo y la santería afrocubana.

Algunos devotos llevaban ropas fabricadas con rústicos sacos de azúcar y otros prendas de color púrpura como símbolos de arrepentimiento.

Otros se arrastraron de rodillas con muecas de dolor hacia la iglesia cerca de la villa de El Rincón, en las afueras de La Habana.

San Lázaro es considerado un santo que ayuda a los enfermos y muchos de los peregrinos llegaron desde muy temprano al santuario para pedir por la recuperación de sus parientes.

Otros recorrieron largas distancias con los pies descalzos o se arrastraron por el piso en señal de arrepentimiento por sus pecados.

"Estuve en la prisión y hice esta promesa para cuando saliera a la libertad", dijo Lázaro, de 21 años, mientras se arrastraba lentamente por una atestada carretera camino al santuario.

"Hice una promesa con San Lázaro para poder salir en libertad", añadió.

Miles de personas llegaron a la iglesia con ramos de gladiolos, buganvillas y enormes habanos, las ofrendas para un santo representado en la santería como Babalu-Aye.

Los esclavos traídos de Africa fundieron santería con la religión católica para ocultar sus creencias de sus amos españoles.

Al llegar a los pies de las escaleras de la iglesia, algunos de los devotos de San Lázaro lloraban de dolor por las heridas en sus rodillas. Un hombre yacía tendido boca abajo en el piso a metros de la puerta del templo, abrazando una enorme roca que había arrastrado hasta ahí.

Los cubanos se han vuelto más abiertos en sus manifestaciones públicas de fe desde la histórica visita en 1998 del Papa Juan Pablo II, que dio nuevos espacios para la iglesia en el Estado socialista.

Aunque el 17 de diciembre es el día de San Lázaro, cada vez más devotos visitan el santuario en otros momentos del año, dijo Ana Pérez, de 61 años, que lleva ocho años pasando la caja de las donaciones de la iglesia.

"Ha mermado un poco lo de la gente viniendo de rodillas, pero no dejan de venir", dijo.

"A veces es imposible llegar a la misa, porque está tan llena (...) Ha crecido mucho la fe", explicó.

Reporte de Helen Popper, editado en español por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below