OBITUARIO-Muere argentino Sandro, sus "nenas" lo lloran

lunes 4 de enero de 2010 20:20 GYT
 

Por Karina Grazina

BUENOS AIRES (Reuters) - El cantante argentino Sandro se hizo popular por su vestimenta, sus enormes patillas y sus movimientos pélvicos al estilo Elvis Presley que durante los conciertos provocaban gritos histéricos entre mujeres que arrojaban sus prendas íntimas al escenario.

Sus "nenas", como el cantante llamaba a sus admiradoras que mayormente son mujeres mayores de 50 años, fueron fieles hasta los últimos tiempos, cuando el artista debía hacer su show con un dispositivo en el micrófono que le permitía cantar y tomar oxígeno de un tubo al mismo tiempo.

Después de sufrir durante una década una afección pulmonar crónica por su adicción al cigarrilo, el compositor de "Rosa, Rosa", su canción más popular, murió el lunes a los 64 años en la provincia de Mendoza, donde fue sometido semanas atrás a un trasplante de corazón y pulmón.

Roberto Sánchez, su verdadero nombre, comenzó su carrera como cantante de rock con la banda "Los de Fuego", pero el éxito le llegó en la década de 1960, cuando se inclinó definitivamente por las baladas románticas.

"El Gitano", como era llamado, grabó más de 40 discos, con millones de copias vendidas, y actuó en 13 películas.

Con los años, se convirtió en uno de los cantantes más populares de Argentina y sus canciones, que se hicieron famosas en gran parte de Latinoamérica, fueron interpretadas por decenas de artistas locales y extranjeros.

Para muchos, fue una inspiración para el rock nacional y algunos lo consideran el primer rockero argentino.

De hecho, el rock le rindió su tributo con la grabación, a fines de la década de 1990, de un trabajo en el que un grupo de músicos de bandas como Los Fabulosos Cadillacs y Divididos interpretaron sus temas.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo sin fechar del cantante argentino Sandro en Buenos Aires. Sandro se hizo popular por su vestimenta, sus enormes patillas y sus movimientos p&eacute;lvicos al estilo Elvis Presley que durante los conciertos provocaban gritos hist&eacute;ricos entre mujeres que arrojaban sus prendas &iacute;ntimas al escenario. REUTERS/Stringer/Files</p>