Restaurante español El Bulli cerrará en 2012 y 2013

martes 26 de enero de 2010 13:15 GYT
 

Por Emma Pinedo

MADRID (Reuters) - El Bulli, considerado el mejor restaurante del mundo, cerrará sus puertas el 2012 y 2013, período durante el cual su chef, Ferrán Adriá, trabajará en la creatividad de sus platos.

El prestigioso cocinero hizo el martes este anuncio durante la feria de gastronomía Madrid Fusión, que se desarrollará hasta el jueves en la capital de España.

"Para nosotros el formato actual del Bulli se ha acabado", dijo Adriá en una rueda de prensa.

"No se cierra el espíritu de El Bulli, no son dos años sabáticos, prometo que de sabáticos nada", agregó, precisando que necesita "un tiempo con mi equipo para reorganizar todo como será el 2014".

El restaurante El Bulli, situado en una cala de la localidad gerundense de Rosas, abre seis meses al año sólo para cenas, con un menú cerrado que se cambia cada temporada.

"Igual que decidimos cerrar seis meses, cerramos dos años", manifestó Adriá, quien mantendrá en actividad sus dos centros creativos: el Bullitaller en Barcelona y el del propio restaurante en Cala Montjoi.

Durante esos dos años Adriá y su equipo se plantearán cómo va a ser El Bulli hasta el 2020, un plazo que considera razonable, puesto que entonces él tendrá 57 años.

Adriá no quiso desvelar cómo será el nuevo formato del restaurante, sólo anticipó que "dará de comer", que cada temporada será diferente en cuanto a fechas de apertura y número de clientes y que seguirá haciendo creatividad. Manifestó que tiene 500 ideas, pero desconoce cuál de ellas prosperará.   Continuación...

 
<p>El Bulli, considerado el mejor restaurante del mundo, cerrar&aacute; sus puertas en el 2012 y 2013, per&iacute;odo durante el cual su chef, Ferr&aacute;n Adri&aacute; (foto), trabajar&aacute; en la creatividad de la carta. El prestigioso cocinero hizo el martes el anuncio durante la feria de gastronom&iacute;a Madrid Fusi&oacute;n, que se desarrollar&aacute; hasta el jueves en la capital de Espa&ntilde;a. REUTERS/Stephen Hird/Archivo</p>