Hijo de Michael Douglas se declara culpable de tráfico de drogas

miércoles 27 de enero de 2010 19:51 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - El hijo del actor Michael Douglas se declaró culpable el miércoles ante una corte de Nueva York de cargos por posesión de heroína y traficar grandes cantidades de metanfetaminas y cocaína desde su cuarto de hotel.

Cameron Douglas, de 31 años, se declaró culpable delante del juez de distrito Ronald Ellis en la corte federal de Manhattan bajo los cargos de conspirar para la distribución de cristales de metanfetamina y cocaína, y de posesión de heroína.

Douglas fue arrestado el 28 de julio en el reconocido hotel Gansevoort de Manhattan y enfrenta al menos 11 años y de cárcel y una sentencia máxima de cadena perpetua. Tras su arresto y durante su período de libertad antes del juicio, Douglas poseyó heroína, señalaban las acusaciones.

Douglas envió grandes cantidades de metanfetamina, conocida en las calles como "crystal meth" o "ice", hacia Nueva York vía FedEx entre el 2006 y 2009, de acuerdo con la acusación.

El hijo del reconocido actor además trabajó junto a unos cómplices que, de acuerdo con el documento de la corte, se encuentran cooperando con la oficina antidrogas de Estados Unidos (DEA).

En varias conversaciones telefónicas grabadas Douglas se refiere a las drogas como "pasta" y "sales", indicó la demanda.

Douglas fue arrestado y acusado en el 2007 por posesión de cocaína en Santa Barbara, California.

Su padre, el doble ganador del Oscar Michael Douglas, durante una entrevista aparecida en la edición de marzo/abril de la revista AARP The Magazine, dijo que su hijo es un "chico duro", y que estaba preocupado de su bienestar.

En la película "Traffic", del año 2000, Michael Douglas interpreta a un juez de gran influencia a cargo de una guerra contra las drogas, sólo para descubrir después que su hija adolescente es una adicta a la cocaína.

"Cameron tiene mucha vida por delante. Ahora reconoce a sus demonios y lucha", afirmó Douglas a la publicación.

(Reporte de Basil Katz; Editado en español por Juan José Lagorio)