Fotógrafo de los desnudos planea toma en Opera House de Sídney

jueves 28 de enero de 2010 07:30 GYT
 

SIDNEY (Reuters) - El fotógrafo estadounidense Spencer Tunick está buscando que miles de australianos se desnuden en las escalinatas de la Opera House de Sídney en nombre del arte.

Tunick, famoso por retratar a cientos y a veces miles de personas desnudas frente a entornos industriales o urbanos, quiere crear una "instalación" en Sídney, que involucre hasta unos 2.000 voluntarios desnudos, el 1 de marzo.

La fotografía, que será llamada La Base, coincidirá con la celebración del festival anual Mardi Gras de homosexuales y lesbianas de la ciudad, que atrae a participantes y audiencias de todo el mundo.

"De un modo, estoy creando una base para la estructura, una base para la arquitectura, y al combinar personas heterosexuales, homosexuales y lesbianas estoy entretejiendo a los diferentes sexos y la sociedad juntos para formar esta tela maravillosa que sostiene a este hermoso edificio", dijo el jueves Tunick a la radio australiana.

Tunick ha producido casi 100 instalaciones en todo el mundo, incluida una en Melbourne en el 2001, y dice que su trabajo no es trata sobre exibicionismo o erotismos, sino en cambio sobre la vulnerabilidad de la vida en un duro escenario de ciudad.

Sin embargo, esa interpretación no ha impresionado a las autoridades en su país, Estados Unidos, donde Tunick ha sido arrestado siete veces.

Tunick dijo que consideró a la Playa Bondi de Sídney como una ubicación, pero decidió que el mas conocido trecho de arena de la ciudad era muy grande.

(Reporte de Rob Taylor; Editado en español por Ricardo Figueroa)

 
<p>El fot&oacute;grafo estadounidense Spencer Tunick (foto) est&aacute; buscando que miles de australianos se desnuden en las escalinatas de la Opera House de S&iacute;dney en nombre del arte. Tunick, famoso por retratar a cientos y a veces miles de personas desnudas frente a entornos industriales o urbanos, quiere crear una "instalaci&oacute;n" en S&iacute;dney, que involucre hasta unos 2.000 voluntarios desnudos, el 1 de marzo. REUTERS/Herwig Prammer/Archivo</p>