29 de enero de 2010 / 21:16 / hace 8 años

Museo dentro de socavón recorre historia minera en Bolivia

<p>Un modelo de un minero al interior del museo Cerro Rico en Potos&iacute;, Bolivia, ene 29 2010. A m&aacute;s de 4.200 metros sobre el nivel del mar, en las entra&ntilde;as del famoso Cerro Rico de Potos&iacute;, en Bolivia, se encuentra un museo que repasa 500 a&ntilde;os de historia minera. REUTERS/David Mercado</p>

Por Diego Oré

POTOSI, Bolivia (Reuters) - A más de 4.200 metros sobre el nivel del mar, en las entrañas del famoso Cerro Rico de Potosí, en Bolivia, se encuentra un museo que repasa 500 años de historia minera.

El museo “Diego Huallpa”, ya terminado pero aún no abierto al público, se extiende por un socavón de 850 metros dentro de la mina Pailaviri del Cerro Rico de Potosí, con 17 salas que muestran la evolución de la minería boliviana desde la colonia hasta nuestros días.

“El proyecto de crear el museo se remonta a 1985 (...) en dos años nosotros hemos logrado hacer lo que no se pudo en más de 20”, dijo a Reuters Aleida Fajardo, responsable del museo.

El museo fue ideado hace dos décadas, pero logró materializarse gracias a un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al constante trabajo de Fajardo.

La fundación a cargo del museo lanzará en breve una licitación que permitirá al ganador hacerse cargo del mismo y abrirlo al público durante el primer trimestre del 2010.

“Este museo es único en el mundo, no sólo porque es el más alto, sino porque es el único que se encuentra en una mina activa”, contó Fajardo.

La montaña, conocida como ‘Cerro Rico’ (‘Sumaj orcko’, en quechua) fue en algún momento la mina de plata más grande del mundo. Nunca ha dejado de operar y ahora, además, produce estaño y otros minerales que son extraídos por una treintena de cooperativas y miles de mineros.

La filial en Bolivia de la estadounidense Coeur d‘Alene Mines es la principal firma que explota plata del Cerro Rico.

Sin embargo, en octubre del 2009, el Gobierno prohibió todas las labores mineras a más de 4.400 metros sobre el nivel del mar (la montaña alcanza una altitud de 4.8000 metros) mientras se complete un estudio geológico sobre la situación del yacimiento, en cuya superficie se han detectado al menos 136 hundimientos.

En el recorrido por el complejo se puede apreciar una museografía compuesta de cascos, uniformes, linternas y todos los implementos y herramientas del minero, además de maquinaria rústica de siglos pasados.

También hay efigies de los personajes de la mina como las palliris (mujeres que escogen los minerales), los perforistas y el tío, una deidad a la que los mineros le rinden culto.

Se puede también observar la forma cómo se explotaban los minerales en el pasado con técnicas rudimentarias, que casi no han evolucionado debido a la estrechez de los socavones, que impide el paso de maquinaria pesada.

La plata fue extraída en Potosí desde el siglo XVI por la colonia española. Fue el indígena Diego Huallpa (que da el nombre al museo) quien descubrió hacia 1545 la primera veta del mineral.

La riqueza de la montaña era de tal magnitud que la expresión “Vale un Potosí” quedó acuñada para definir algo de mucho valor.

La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987.

Reporte de Diego Oré, Editado por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below