Galerías de Londres sacan ventaja de interés por el arte ruso

lunes 1 de febrero de 2010 13:07 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - Las casas de remate londinenses se habían acostumbrado a las repentinas compras de los magnates multimillonarios del ex bloque soviético y a las alzas de precios que éstos provocaban, hasta que ocurrió la crisis crediticia.

Ahora las galerías de la capital británica se han acercado al arte ruso de una manera más permanente y pública, por lo que ya planean dos grandes muestras para la primavera boreal, mientras una galería de obras contemporáneas y modernas de Rusia será inaugurada poco tiempo después.

Uno de sus objetivos será alcanzar a los rusos adinerados que residen en Gran Bretaña y que buscan adquirir parte de su herencia cultural. La ciudad ya cuenta con la firma de arte especializada en el arte ruso MacDouggall's.

Pero aquellos detrás de la galería Aktis afirman que no todo se trata de dinero.

"En parte, lo vemos como un sitio educativo para los rusos que previamente no pudieron ver el arte de los artistas que viven en el extranjero", dijo Anna Chalova, directora de la nueva galería que abrirá en el área de St. James, en el centro de Londres, esta primavera boreal.

Atkis se concentrará en los artistas rusos del siglo XX que han vivido y trabajado en el extranjero. Los propietarios ya tienen una colección de pinturas preparada para vender.

Cada año Aktis también organizará una retrospectiva dedicada a un artista ruso vivo que trabaja fuera del país y lanzará el 23 de febrero una nueva galería con una exhibición de dos semanas con obras de Vladimir Yankilevsky en un espacio temporario.

En abril, la galería de arte contemporáneo Haunch of Venison, propiedad de la principal casa de subastas del mundo Christie's, presentará "Glasnost: Soviet Non-Conformist Art from the 1980s".   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del "Huevo de invierno" de Faberge, durante una muestra para la prensa en el museo Pushkin de Mosc&uacute;, mar 27 2001. Las casas de remate londinenses se hab&iacute;an acostumbrado a las repentinas compras de los magnates multimillonarios del ex bloque sovi&eacute;tico y a las alzas de precios que &eacute;stos provocaban, hasta que ocurri&oacute; la crisis crediticia. REUTERS/STR New</p>