Heredero espera una fortuna del remate de un Klimt "perdido"

martes 2 de febrero de 2010 14:31 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - Cuando un paisaje poco común de Klimt se subaste en Sotheby's el miércoles, los vendedores no serán la única parte interesada.

También Georges Jorisch, nacido en Viena en 1928 y que ahora vive en Montreal, seguirá de cerca la venta en Londres, ya que espera hacer una buena fortuna si la pintura se vende tan bien como se espera.

La casa de subastas calcula que "Kirche in Cassone" alcanzará entre 19 y 29 millones de dólares (entre 13 y 20 millones de euros), en uno de los casos más señalados de los últimos años de arte desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial que se devuelve a sus legítimos propietarios.

Jorisch desciende de una adinerada familia judía que poseía el Klimt antes de que fuera confiscado por los soviéticos o los nazis durante la guerra, sólo para reaparecer décadas más tarde en una exposición.

Tras años de negociaciones entre Jorisch, los propietarios actuales -que han insistido en permanecer en el anonimato- y Sotheby's, la obra será subastada y las ganancias se dividirán entre ambas partes.

Además, Sotheby's se lleva un 12 por ciento de comisión sobre cualquier precio por encima de las 500.000 libras (unos 572.000 euros).

"Cuando una pintura está en una colección privada, probablemente ha cambiado de manos varias veces, así que casi tienes dos víctimas", comentó Lucian Simmons, responsable de restituciones en Sotheby's.

"Aquí encuentras que a menudo hay espacio para el acuerdo cuando dos personas han sido agraviadas", añadió. Por lo general, apuntó, aconseja a los clientes evitar los pleitos por los grandes gastos que suponen.   Continuación...

 
<p>Cuando un paisaje poco com&uacute;n de Klimt se subaste en Sotheby's el mi&eacute;rcoles, los vendedores no ser&aacute;n la &uacute;nica parte interesada. Tambi&eacute;n Georges Jorisch, nacido en Viena en 1928 y que ahora vive en Montreal, seguir&aacute; de cerca la venta en Londres, ya que espera hacer una buena fortuna si la pintura se vende tan bien como se espera. La casa de subastas calcula que "Kirche in Cassone" (foto) alcanzar&aacute; entre 19 y 29 millones de d&oacute;lares (entre 13 y 20 millones de euros), en uno de los casos m&aacute;s se&ntilde;alados de los &uacute;ltimos a&ntilde;os de arte desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial que se devuelve a sus leg&iacute;timos propietarios. REUTERS/Sotheby's/Handout</p>