Flores colombianas apelan a San Valentín ante adversidad

martes 9 de febrero de 2010 19:31 GYT
 

Por Nelson Bocanegra

BOGOTA (Reuters) - Con una temporada difícil a cuestas, los floricultores de Colombia ahora rezan a San Valentín para pedirle un milagro: que los consumidores se olviden de la crisis económica global y compren rosas para su pareja en el Día de los Enamorados.

Pero el panorama no luce nada alentador para el sector en Colombia, el segundo mayor exportador de flores del mundo después de Holanda, con 7.500 hectáreas de cultivos.

Además de afrontar una caída en la demanda a raíz de la crisis, los agricultores fueron azotados por la pérdida de cultivos debido al fenómeno climático de El Niño, que quemó las flores, y por la apreciación del peso frente al dólar que reduce sus ingresos.

Sólo por efecto de El Niño -un calentamiento anormal de las aguas en la parte ecuatorial del Pacífico que perturba los patrones climáticos a nivel mundial- los cultivadores perdieron el 10 por ciento de los 500 millones de tallos destinados a esta festividad, que concentra casi una quinta parte de las ventas anuales de flores que se producen en Colombia.

También se espera una reducción adicional de la demanda, debido a que la celebración se realizará este domingo, lo que hace que los pedidos de las floristerías para llevar a las oficinas se reduzcan ostensiblemente.

"Esperábamos un San Valentín no muy bueno porque cae en domingo y se nos complicó un poco más por las heladas que nos quemaron un gran porcentaje de las flores" dijo a Reuters Rafael Ospina, gerente técnico de Flores Teucal, una finca situada en el municipio de Sopó, cercano a Bogotá.

"El pronóstico del año es bastante complicado porque comenzamos con unas heladas muy fuertes que nos golpean la producción y la revaluación (apreciación del peso) parece que va a seguir", aseguró el directivo, mientras unas pocas mujeres cortaban los últimos tallos para exportar.

ROMANCE VS CRISIS   Continuación...

 
<p>Una empleada trabaja en el empaque de rosas antes del d&iacute;a de San Valent&iacute;n en Sopo, Colombia, feb 5 2010. Con una temporada dif&iacute;cil a cuestas, los floricultores de Colombia ahora rezan a San Valent&iacute;n para pedirle un milagro: que los consumidores se olviden de la crisis econ&oacute;mica global y compren rosas para su pareja en el D&iacute;a de los Enamorados. REUTERS/John Vizcaino</p>