Admiradores podrán ver y comprar pinturas de Dylan en Londres

miércoles 10 de febrero de 2010 13:04 GYT
 

Por Angus MacSwan

LONDRES (Reuters) - Bob Dylan cantó una vez sobre lo buena que sería su vida cuando pintara su obra maestra.

Ahora los coleccionistas de arte y sus más fervientes seguidores tendrán la oportunidad de ver 12 pinturas originales de Dylan y comprarlas, en la apertura de una exhibición este fin de semana en Londres.

Las pinturas se basan en los dibujos hechos mientras en cantautor se encontraba de gira entre 1989 y 1992. Las obras muestra una variedad de escenarios, algunos de los cuales podrían salir directamente de una de sus canciones.

"El viaja muchísimo, es un observador de la humanidad, y éstas son sus observaciones. Cada una de estas pinturas cuentan una historia", dijo a Reuters Paul Green, presidente de la Galería Halcyon, que presentará la exhibición.

El arte de Dylan ha sido exhibido antes, pero estos trabajos, la parte final de lo que se llama "The Drawn Blank Series", no han sido vistos con anterioridad y entregan por primera vez la oportunidad de comprar una obra original de Dylan.

Los trabajos anteriores del legendario artista se vendieron como ediciones limitadas.

Las obras podrían estar más allá de lo que el aficionado promedio a Dylan piensa. La menos costosa es "Dad's Restaurant", una escena con una camioneta estacionada fuera de una cafetería, valuada en 95.000 libras (148.600 dólares).

Las más apreciadas son dos pinturas llamadas "Train Tracks" en 450.000 libras. Green explicó que la inspiración de Dylan era un tren pasando que lo despertó una noche en una habitación de hotel.   Continuación...

 
<p>Un hombre pasa frente de la exposici&oacute;n de Bob Dylan, en Londres. Feb 10, 2010. Bob Dylan cant&oacute; una vez sobre lo buena que ser&iacute;a su vida cuando pintara su obra maestra. Ahora los coleccionistas de arte y sus m&aacute;s fervientes seguidores tendr&aacute;n la oportunidad de ver 12 pinturas originales de Dylan y comprarlas, en la apertura de una exhibici&oacute;n este fin de semana en Londres. REUTERS/Suzanne Plunkett</p>