Oliver Stone quedó "horrorizado" con su nueva visita a Wall St

miércoles 3 de marzo de 2010 01:01 GYT
 

LOS ANGELES (Reuters) - El director Oliver Stone quedó horrorizado cuando volvió a visitar el mundo de las altas finanzas para la producción de la secuela de su exitosa película de 1987 "Wall Street", describiendo lo que ocurría allí como "el colapso del capitalismo".

"¿Por qué volví? (...) Porque es importante. Es el colapso del capitalismo y el colapso de nuestra sociedad. Eso es. Nuestro estilo de vida va a cambiar", dijo Stone a la revista Vanity Fair en una entrevista.

"Quedé real y verdaderamente horrorizado cuando regresé (a Wall Street)", dijo el director ganador del Oscar a la revista en una entrevista para su edición de abril. "Un millón de dólares se convirtió en mil millones de dólares. Ellos reemplazaron a la gente de sustancia por gente que tenía dinero. Los Volckers se convirtieron en los Greenspans", declaró.

Pero Stone dijo que su primer objetivo, como siempre, es contar una historia entretenida. "Y contar una historia de manipulación financiera en Wall Street es una de las cosas más difíciles que puedes hacer", sostuvo.

"Wall Street: Money Never Sleeps", que muestra el regreso de Michael Douglas como el deshonrado operador con acceso a información privilegiada Gordon Gekko, será estrenada en Estados Unidos el 23 de abril.

Gekko, quien acaba de salir de prisión, quiere regresar al juego en una historia enmarcada en un momento en el que la economía mundial se balancea al borde del desastre.

La estrella de "Transformers" Shia LaBeouf, de 23 años, interpreta el papel de un analista de compañías de energía alternativa en dos firmas de Wall Street -una basada en el modelo del banco de inversión Goldman Sachs y otra en su quebrado rival Bear Stearns.

Stone dijo que su fallecido padre, quien trabajó para una firma de corretaje, lo alentó hace varios años a trabajar en Wall Street.

"Pero yo no era nada bueno para las matemáticas", dijo Stone, agregando. "Intentó mucho el comprender Enron. Leí tres libros. No pude entender... nada", concluyó.

(Reporte de Jill Serjeant; Editado en español por Ricardo Figueroa)